Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

viernes, 1 de abril de 2005

Barcelona



Publico esta imagen de la Diagonal de Barcelona para que conozcáis el lugar donde tuve mi último trabajo asalariado. Ahí a la derecha, pasado el hospital, vivía y aún más arriba, tras el Palacio, tenía el despacho.
La ciudad, preciosa. Y limpia. Dura, en ocasiones demasiado. Sus gentes, amables. El ambiente, para mí, aburrido.
Tengo allí excelentes amigos. Y la "Catalaneta". Cualquier día, dejo de ser tan babión -que dicen en mi tierra- y me voy a charlar un rato con ella... ¿Me mandará a "hacer puñetas"?...

5 comentarios:

Rachel dijo...

No creo que te mande a hacer puñetas... Prueba, nunca se sabe.

No conozco Barcelona, la verdad, pero creo que una ciudad así sólo serviría para agravar mi estrés.

almena dijo...

Gracias por tu visita, turulato. Y por tus palabras.
Es interesantísimo tu post y el enlace que insertas sobre Monna Lisa. ¡Curioso! Me atraen extraordinariamente esos temas.
Saludos

Turulato dijo...

"Rachel", Teresa es de las que mira de frente y sin ofender dice lo que piensa y siente. Nunca mandará a nadie a "hacer puñetas" pero sí que pone a cada uno frente a si mismo; es como mirarte inténsamente en un espejo y averiguar como eres..
Y como dice Cristina -también le dediqué un artículo a mi "Mujer Embriagadora"-,no hay sitios mejores ni peores sino que producen placer o tristeza según sea adecuada o no la persona que los "vive" contigo. Como ves tengo amigas maravillosas...
"Almena", mis palabras son sinceras. Rechazo viscerálmente al "triunfador" y siento cariño ante quien reconoce sus errores y sus fracasos.
¿Me permitís que escriba un artículo para las dos?. ¿Si?. Gracias, mis damas.

Catalaneta dijo...

La ciudad es sombría, apestosa. La ciudad te impide dormir y también escuchar tu silencio interior. "Hala, niño, baja la basura". "Me han robado la moto". El pan se ha vuelto de goma. Me ha empujado un anciano. Las ruedas de un cochecito de un bebé me han pasado por los pies. Yo estoy en la luna, igual es que ni quiero bajar de ella... Esta es mi ciudad.
Turulato, sabes perfectamente dónde encontrarme, siempre siempre siempre serás bien recibido, no entiendo tus dudas !
A veces hasta soy capaz de quitarme la coraza, dejar el orgullo a un lado, tender una mano y ofrecer mi mejor sonrisa.

Turulato dijo...

Dudas sobre tí, ninguna amiga mía, ninguna.