Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

lunes, 25 de abril de 2005

Es bueno trabajar

En el libro del Génesis figura una frase (3,19) que nos induce a pensar que el trabajo es un castigo divino. No lo creo. "Con el sudor de tu rostro comerás... hasta que vuelvas a la tierra" establece símplemente que tendremos que procurarnos nuestros alimentos; el sistema que utilicemos para obtenerlos se convierte así en algo que es preciso resolver. Podemos recurrir a la oración y confiar en que Dios proveera, como Moisés durante la travesía del Sinaí o como nos enseña Jesucristo en la segunda parte del Padrenuestro -tan distinta de la primera, dedicada a la alabanza-.
Pero dado lo incierto de este sistema,
ha sido el trabajo el medio habitual que ha suministrado alimentos al hombre, lo que ha originado que lo enlazásemos con aquel castigo. Simple y como todas las simplezas, absurda. El castigo divino, auténtico y terrible, consistió (3,24) en apartarlo de su lado "Echó, pues, fuera al hombre,..."
En consecuencia, durante nuestra existencia, nos esforzamos en volver al Paraiso, a la presencia inmediata de Dios.. Todos lo hacemos; unos intentan conseguir el paraiso en vida y otros asumen el infierno de la vida para alcanzar el paraiso.
Trabajar, comer y lo demás son simples consecuencias.
Como véis, para decir algo hablo mucho y "salto" con rapidez de una idea a otra.. Ella también.
Por tanto, ¡a trabajar!. Menos yo, claro. Obligación de trabajar, como tú, no tengo. Hago lo que quiero y cuando quiero. ¡Qué suerte, ¿verdad?.
Pues mira, listo, no. Y no es que necesite demostrarle algo a álguien; siempre fuí indiferente a lo que podríamos llamar "logros sociales" del trabajo y que son el acicate de muchísimos pobres diablos.
Tampoco creo que, generálmente, en el trabajo aprendamos algo o nos formemos como personas. En los primeros momentos es fácil pensar eso, pero lo que ocurre es que disfrutamos de lo novedoso. Con rapidez, la mayoria de las labores muestran su faz; son repetitivas y alienantes.
¿Y entonces por qué titulo que es bueno trabajar?. Pues por lo que acabo de decir, precísamente. En una cadena de montaje no piensas... Trabajando hay poco tiempo para "mirar hacia el interior de uno"..
Fijaros en lo que muestran las estadísticas. En vacaciones, las parejas se separan...; necesitan comunicarse, pues tienen tiempo, y descubren su realidad.. ¿Cuantas personas se agobian los domingos?; muchísimas. No se soporta el ocío. Pensar es durísimo y discurrir sobre uno mismo, más.
Así, que estar atentos. Huir de la jubilación. Además..., ¿sí no os "partís las espaldas", quién puñetas me paga a mí la pensión?.
¡Hala, hala, a la tarea que os estoy distrayendo...

4 comentarios:

Gi dijo...

Yo hace poquito que empecé con mi trabajo nuevo y durante el día no pienso en otra cosa que no sea terminar lo que tengo que terminar. Pero mi interior espero mirármelo siempre. Y nunca descuidar a la gente que quiero. Besos.

Anónimo dijo...

... bueno si es por ti, y por alguna persona mas importante en mi vida, merece la pena la alienacion...

Anónimo dijo...

ufffff, lo que hace el uso de puntuacion, las comas... rectifico el anterior comentario:
".... bueno si es por ti, y por alguna persona más, importante en mi vida, merece la pena la alienacion......"

Turulato dijo...

Anonymus: Gracias por tu confianza y no te preocupes; para mí, esa persona que citas, es más importante que yo mismo.