Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

sábado, 2 de abril de 2005

Confesión

Ha muerto Juan Pablo II. Me disgustan las imágenes que veo en la televisión; me agobian los panegíricos que oigo. Quizás mi manera de ver y sentir la vida está equivocada..
Mi padre fué un hombre importante en su momento. Aún niño me repugnaban los aduladores; sentía por ellos una aversión visceral, instintiva. Cuando mi padre dejó de ser una autoridad, desaparecieron. Para ser exactos quedó alguno; eran seres abuitrados, que aprovechaban los mínimos restos de influencia que le quedaban a un anciano, sirviéndose de la necesidad que tiene la persona de sentirse útil y recordada.
¿Por qué tanta emoción y dolor?. ¿Por la agonía de Karol Wojtiwa?. Lo dudo; sí la pena les agobia el corazón por el dolor de un ser humano van listos con todo lo que cae. Seres tan sensibles y tiernos durarían poco tiempo antes de que su corazón reventase.
Creo que se llora la pérdida de un icono humano. De Ioannes Paulus PP Secundum Episcopus. El hombre fué creado por Amor para ser libre, pero desde que nace le invade el Miedo. Sí siguiésmos la recomendación del propio Juan Pablo II -No tengáis miedo, abrid el corazón- viviríamos en libertad. Pero la libertad es durísima, un auténtico salto al vacio, con los ojos cerrados, y requiere estar ahítos de confianza, de esperanza, de amor...
Así que nos agarramos con fuerza al miedo, como mamoncillos a la teta. El miedo es fácil de sentir; requiere poco corazón; admite vicios y oculta vergüenzas.. ¡Qué voy a deciros qué no sepamos todos!.
Y cuando el miedo atenaza.., hemos perdido la libertad y suspiramos por que nos agarren y nos dirijan. ¡Buen trabajo!; en la moral y la conciencia lo hace el propio Miedo, en la sociedad el tiranuelo de turno y en la vida diaria el sinvergüenza.
Así que lo que pienso es que hay muchas personas inseguras, aterrorizadas por la soledad, que lloran la pérdida de quien les guiaba y les ahorraba la necesidad de tener fé.
Dicho esto, creo que Juan Pablo II ha sido un personaje histórico brillantísimo, un católico de convicciones sólidas, un hombre bueno y honrado, y que su muerte empobrece al mundo y a la Iglesia Católica. Lo creo desde la crítica. Lo siento desde mi duda diaria y profunda, segurísimo de que hay un Dios que es puro Amor, Esperanza y Libertad.., que mi corazón no alcanza a sentir.
Y rezo por su alma, y por todos, sintiéndome unido a las gentes de buena voluntad.

Post Scriptum: Sí queréis dudar, visitad El Vaticano y recorred despacio la cripta, observando la tumba de cada Papa...

2 comentarios:

Rachel dijo...

Siempre me gustó la palabra ''cómplice''. Siempre busqué a alguien así.

Sí, ha muerto el Papa. Es la primera vez que vivo este acontecimiento histórico, todavía soy una niña... Pero me ha tocado la fibra sensible. Le tenía mucha devoción a ese Papa. Sí.

almena dijo...

De acuerdo contigo de principio a fin, turulato.
Y sí, también me uno en una oración por él, por la persona honesta y entregada que fue.