Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

martes, 29 de marzo de 2005

Dos amigos: Lewis y Tolkien

Mi primer contacto con sus obras fueron sendas películas. Hace bastantes años ví una versión de "El Señor de los Anillos" cuyo título no recuerdo y que presentaba tanto imágenes de personajes reales como animados. No me gustó y no recuerdo el título.
Más tarde, hace unos años, antes de que nos avasallase la publicidad de su última versión para el cine, leí el libro de John Ronald Reuel Tolkien. ¡Qué placer!.
Antes de continuar debo confesaros algo importante.. Fuí un niño solitario. Ante la falta de otros niños, creé un espacio propio e íntimo donde vivía mis juegos y aventuras. Desde muy pequeño he leido cualquier libro que se pusiese a mi alcance; luego he cerrado siempre los ojos para entrar en mi pequeño gran universo...; allí revivo todo lo leido introduciendo un cambio: Me convierto siempre en un nuevo personaje sin suplantar a nadie...
He estado en el fuerte de "Beau Geste" de P.C. Wren., henchido de nobleza... He sido marino con Sir Horatio Hornblower H.M.S., sintiendo que por mis venas corría agua salada... He cabalgado por la pradera con Winnetou y Old Shatterhand, de la mano de Karl May...
¡Ay!... Volvamos a lo que os contaba. ¡Me encantó la lectura de"El Señor de los Anillos"!; no tanto la película. Chocaba con lo ya vivido en mi imaginación.. Así que me olvidé del cine y retorné a mis libros, tan queridos, "El Hobbit", "Silmarillion"..
Lo mismo que la de Tolkien, conocí la obra de Clive Staples Lewis a través de una pelicula -"Tierras de Penumbra"- basada en su vida e ideas. Luego comencé a leer sus libros...
Supe de la profunda amistad de ambos, profesores y medievalistas en Oxford, aunque luego Lewis cambiase al "Magdalene College" de Cambridge. Componentes de "The Inklings" del "Magdalen College" de Oxford -foro religioso y literario-, debatieron inténsamente sobre sus creencias. Quizás.., me quedo con la distinción de Lewis entre perdón y disculpa. Mantiene que perdona quien olvida la ofensa sin razón alguna para hacerlo, sin ningún desagravio del ofensor.., sólo y exclusívamente porque quiere....... Disculpa aquel que necesita algún gesto del otro, algún motivo que le haga comprender.. Yo sólo sé disculpar. Perdona el Dios de Amor y Esperanza.
Pues bien; se anuncia una nueva película basada en "Narnia", un mundo fantástico creado por Lewis y que no deja de ser el desarrollo de la misma idea que fundamenta "El Señor de los Anillos": La vida no es otra cosa que el medio que tiene el hombre para perfeccionarse, para mejorar, y sus herramientas son la nobleza, el amor y el calor en el corazón, el esfuerzo y el sacrificio.
Prefiero los libros. No me gustan las adaptaciones. Pero.. ¿por qué no somos niños durante un rato y vamos al cine?. Quizás mejoremos como adultos...

2 comentarios:

Saf dijo...

¿y qué pasó con los otros dos Beau? ¿No los leiste? ¿y la Posada de Jamaica, o Scaramouche, o la Pimpinela Escarlata...??

Los libros (y Narnia con su armario de trasfondo mágico, su león y ese olvido que luego volvería a encontrar en "Olvidado Rey Gudú" de Matute) no es que nos hagan mejores adultos... es que nos incluyen -como un personaje más- en esos paraisos ficticios.
Y salimos de ellos rebautizados.
Como redivivos.

Saf ;-))

Turulato dijo...

¡Todos, todos leidos!.
Coincidimos plénamente