Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

lunes, 21 de marzo de 2005

"Dadá"


"Se ruega tocar"
1947 - Colección particular - París

Os presento de nuevo una obra de Marcel Duchamp. Busca el sentido artístico y nos muestra su intención creativa pero no la hechura material de lo que expone; es decir, elige algo real que puede presentar artísticamente pero omite la creación de los elementos que componen la obra.
Considera que el arte no está en el objeto en si sino en la mirada de quien siente que "eso" es artístico, dejando a un lado la habilidad méramente manual. Considera que el arte existe antes que el artista y que sólo precisa que álguien lo señale y nos lo muestre.
Miguel Ángel decía que su "David" estaba dentro de "aquel" bloque de mármol antes de que él lo tallara y que su único mérito había sido quitar la piedra que lo aprisionaba, que sobraba..
Las referencias del Dadá son la causalidad -el porque, ya explicado-, el absurdo y la provocación. Absurdo aparente sí existe causa, pues solemos calificar como absurdo lo que no alcanzamos, o no nos esforzamos, en comprender. El absurdo nos incentiva a emplear la inteligencia.
Y provocación, que es lo que busco ahora..
¿Y que tiene de artístico una teta de mujer?. ¡¡Hombreeee..!!. Algo tendrá cuando tanto las cuidan ellas y tanto las miramos nosotros..
Pero.., una teta es vida y sí el arte deja de ser vida.. No es Arte. Además, detened vuestra atención en los cuidados que se dedican al pecho femenino y en todo lo que se emplea para mostrarlo bello.. ¿Donde está el "arte" de la mujer, en el resultado o en el hábil procedimiento seguido para embellecerse?. Creo que podemos afirmar que la esencia del arte está en el proceso creativo más que en el resultado o.., sí queréis, en ambos. Nunca sólo en el resultado.
Resumiendo. Algo es arte cuando se presenta como tal.. ¿Verdad que si?. ¿O no?.

1 comentario:

thalatta dijo...

pues un poco de uno y otro poco de otro, es lo de antes, "uno" transmite su "arte" y el "otro" lo siente, o no...