Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

lunes, 19 de septiembre de 2005

Picotazos a P.C.Wren

Hace un tiempo me referí a unas obras que leí en mis años mozos; se trataba de los "Beau" de P.C.Wren. Es difícil precisar en que orden deben de leerse, pues las referencias y citas entre ellos son constantes. Yo me inclinaría por comenzar por "Beau Geste", continuar con "Beau Ideal" y finalizar con "Beau Sabreur". ¡Ah!, y olvidar las versiones cinematográficas; en mi opinión, quien quiera conocer una obra literaria, que la lea y se deje de milongas..
Voy a trasladar aquí unas pocas, y mayórmente breves, citas de esas obras. Están fuera de contexto, pero reflejan cláramente la mentalidad que palpita en sus personajes. Y no dejan de ser pinceladas de un boceto que podéis terminar de completar con imaginación; en ese caso, cada lector puede a la vez ser autor y conseguir que este artículo sea distinto para cada uno de sus lectores.
¿Qué por qué lo hago?. Pues porque esa mentalidad sigue siendo la mía.. En ella me formé, así me educaron y aún hoy la conservo; matizada por la experiencia, pulida por los conocimientos.., pero mía, aunque en unos casos creo en lo que dicen esas frases, en otros según y como y en algunos experimento un rechazo total.. Lo mismo que les ocurre a quien las pronuncia en la novela. Por eso es tan importante leer uno mismo.....
Y como, poco a poco, vamos dialogando cada día y es bueno saber con quien "nos jugamos los cuartos", quiero compartir algo de lo que llevo dentro con vosotros. Así que..., ¡adelante!.

"Sin darnos cuenta nos formamos nuestro Beau Ideal y andamos tras él de un modo inconsciente".
"Y la Belleza es la Verdad y es la Bondad".
"No ha cometido nunca ningún error en su vida, porque todo lo que hace es acertado, según su opinión".
"Es espantoso para la mente y para el cuerpo emprender la deliberada persecución del placer, mariposa que huye al verse perseguida".
"Y comprenda que el bondadoso Dios hizo este mundo muy alegre y agradable, a pesar de que nosotros lo estropeemos".
"El Amor, la manifestación de Dios al mundo de que algo de la divinidad reside en el Hombre y también de que algo de este forma parte de Dios".
"No hay nada ní tan bueno como esperamos ní tampoco como tememos".
"Las penalidades que tememos nos han hecho sufrir mucho más que las que nos han correspondido".
"Sabemos muy bien que los materiales de que se compone el tejido de nuestro carácter no son siempre de igual calidad".
"A las mujeres les gustan mucho los misterios".
"Correspondía al tipo que no se preocupaba por averiguar el porqué de las cosas, pues le bastaba el cumplir con su deber".
"No te adelantes a juzgar la obra que no haya terminado aún; espera que llegue el final, porque de sobra podrás hacerlo al conocerla entera".

"Un hombre puede escapar de sus enemigos y hasta de sus amigos, pero ¿cómo logrará escapar de su propia naturaleza?".
"Se repetía la misma historia de que la obra quedaba destruida por la mano del político; eso sin mencionar la vida de los hombres".
"Puedo, porque debo hacerlo".
"Era prudente y, como todo el mundo, gustaba de hacer lo que más fácilmente podía realizar".
"En el fondo todas las mujeres son muy primitivas y por una vez siquiera les gusta ser raptadas. En cambio, cuando ya viven en la cueva prehistórica y han de dedicarse a las tareas propias de su sexo, lavando camisas y remendando pantalones; cuando ven que su marido se olvida la maloliente pipa en la alcoba y encima del tapete de terciopelo; cuando este grita porque no encuentra sus zapatillas, entonces es cuando empiezan a cansarse de la vida primitiva..".
"¿Su deber?. ¿No es para él muy interesante?. ¿No constituye su Beau Ideal?".
"Tampoco un hombre puede desear que una joven se case con él sin amarle".
"Tendría que estar dispuesto a sacrificar todas sus esperanzas y todas sus recompensas, es decir, todo lo que él llama su porvenir. Y mandarlo todo al diablo por la mujer que ama".

"Un hombre bajo la triple coraza/del orgullo, la dignidad y la vida reservada;/su pensamiento sólo atiende a cosas elevadas/Y su rostro refleja, como sí fuese un espejo,/ la lucha feroz del Hombre y de la Naturaleza. (Joan Masfield)".

6 comentarios:

Caboblanco dijo...

"Un hombre puede escapar de sus enemigos y hasta de sus amigos, pero ¿cómo logrará escapar de su propia naturaleza?". Está ha sido la frase que más me ha gustado. En el pueblo de mis padres, la llevan diciendo muchos años aunque con otra construcción sintáctica...algo así como que "el que nace lechón..muere gorrino"

Turulato dijo...

¡Gran verdad!. Y creo que mucho mejor expresada; "lechón..gorrino".
¡Y es que los "guiris" son más "repolludos" escribiendo!. Aquí no tenemos remilgos..

Una maruja en internet dijo...

¿Sr. Turulato, tiene usted gana de bronca? Si, ya sé que no está de acuerdo con todas pero ¿las ha puesto para provocar?: "en el fondo toda mujer es primitiva....."
¿A quién en su sano juicio le gusta que la rapten?
Me contesto yo, pues a nadie, ni hombre, ni mujer. A todos nos gusta que nos pregunten y que nos tengan en consideración.

Y otra que me pone mucho:
"Tampoco un hombre puede desear que una joven se case con él sin amarle"

¿Se referirá a un hombre mayor? :)))

Gi dijo...

Yo me identifico con:
"A las mujeres les gustan mucho los misterios". Jaja!
Con:
"Un hombre puede escapar de sus enemigos y hasta de sus amigos, pero ¿cómo logrará escapar de su propia naturaleza?". Pero no puedo escapar de mis amigos, de todos modos de mí misma menos todavía. Siempre salgo a relucir...aunque trate de interrumpir mi naturaleza.
Besos!

Turulato dijo...

Gisel, me gusta que "salgas a relucir", que no te calles..
Doña Maru, claro que quiero "bronca". Me gusta provocar, pues en muchas ocasiones es la única manera de lograr que los demás participen.
En cuanto al párrafo al que alude, fíjese que sus palabras están en cursiva, por lo que su sentido no puede ser el literal.. Algo más querrán decir. Y también hay más asuntos que los que tratan sobre la mujer..
Creo que las mujeres, y los hombres, no nos superaremos sí no nos "vemos" como personas, antes que como mujeres u hombres.

Vanbrugh dijo...

Caigo en este blog por casualidad, tras una búsqueda en Google a partir de "Beau Sabreur". Leí la trilogía en mi remota infancia y me encantó. La he releído muchas veces desde entonces, y siempre la he disfrutado mucho. Me sucede lo que al autor del blog, los valores que preconiza P.C. Wren y que guían a sus protagonistas son, en lo básico, los que yo considero válidos y trato de que me guíen a mí. Digo en lo básico porque, personalmente, para identificarme con ellos debo antes purgarlos de las adherencias militaristas, imperialistas y bastante racistas, con que Wren los vivía. Digamos que Wren y sus personajes son personas decentes que no pueden evitar compartir determinados, y graves, defectos de su época, su pais y su clase social: pero personas decentes. Y las novelas, abstracción hecha de sus valores, son literariamente magníficas, muy superiores a lo esperable del subgénero de aventuras en que han quedado encasilladas. La trama es espléndida, y la narración, muy dramática y emocionante, está, sin embargo, contada con un sentido del humor muy británico. Se leen de un tirón y son un verdadero placer, muy indicado, a mi juicio, para chavales entre diez y quince años, pero siguen leyéndose bien a los treinta, y a los cuarenta... y espero que después.

A la trilogía le han hecho mucho daño, como suele pasar, las repetidas adaptaciones al cine que le han hecho. En primer lugar, porque truncan la historia y la reducen a lo que cuenta el primer tomo, Beau Geste, que no solo es una parte muy pequeña de la historia total, sino que es, además, engañosa, ya que hasta leer el último tomo, Beau Ideal, no llegas a enterarte de qué es lo que realmente pasó en el primero. Y en segundo lugar por lo que siempre el cine tiene de trivialización y simplificación de la literatura que adapta. La mejor versión, con todo, es la protagonizada, entre otros, por Gary Cooper.

Ah, y el orden correcto de lectura es, sin duda: 1 Beau Geste 2. Beau Sabreur 3. Beau Ideal

Insisto, solo al final de Beau Ideal llega a saberse, de verdad, quién y por qué robó el Agua Azul en el primer tomo.

Me parece una obra muy recomendable, me gustaría verla recuperar la popularidad que tuvo en España en los años treinta, cuarenta y cincuenta, y agradezco mucho al autor del blog que la haya sacado un rato a pasear. Felicidades.