Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

miércoles, 7 de septiembre de 2005

Público y privado

Cuando me incorporé al U.S. Army como Oficial Aliado Agregado había visto muchas películas del "Far West" y mis ideas eran las propias de una persona crecida en la mentalidad "progre" de los sesenta del siglo pasado.
En consecuencia, mi complejo de superioridad intelectual sobre los americanos era apabullante. Yo me consideraba algo así como el heredero natural de Thomas More e Italo Calvino, mientras que miraba a los estadounidenses como si descendiesen de un cruce entre Toro Sentado y Molly Brown. Pura sutileza, aunque.. ¿quién sabe?. Más tarde, comprendí y asimilé la dificultad que presenta entender a una sociedad distinta.
Mi "sponsor" fué un elegantísimo oficial sureño del Servicio Diplomático, nacido en Alabama y que me mostró la relevancia social que tiene participar en las actividades comunitarias en la sociedad de los Estados.
En mi alojamiento -un B.O.Q., Residencia de Solteros- aprendí también algo de gran importancia y que me explicaron sin delicadeza alguna: Los Estados son un país de jodedores o de jodidos; no busques caridad.
Y, años más tarde, realizando estudios comparados sobre Hacienda Pública, comprendí las profundísimas diferencias entre los modelos estructurales de los estados modernos anglosajón, especiálmente el americano, y continental europeo.
El europeo se origina durante el proceso de contraponer al poder omnímodo del monarca el de la sociedad sobre la que reina. En la estructura estatal originaria se va produciendo un trasvase de justificación, poder y beneficios desde el rey hacia la sociedad de sus súbditos, que progresívamente lo son en menor medida. Existe Estado, y la Sociedad, que se nomina soberana, quiere y se acostumbra a utilizarlo en su provecho, especiálmente en aquellos aspectos en que la actividad privada no suministra servicios por carecer de rentabilidad.
El americano, por contra, se autogenera; una población emigrada y sus hijos guerrean por su independencia contra un rey lejano.. La logran. Sus estamentos dirigentes y la sociedad americana se basan en la estructura y normas que ya tenían para dar forma a los Estados Unidos de América, pero lo hacen con total libertad, sin contrapoder alguno.
El resultado es la primacía religiosa, económica y política de las ideas de los grupos más representativos; luego, la expansión hacia los territorios del Oeste, de costa a costa, mediante ocupación y conquista, refuerza aún más el modelo.
Muy en esquema, podríamos decir que el Estado se reduce mucho respecto al europeo (pensemos que todo lo que representa la Corona, sus servicios y organismos asociados es inexistente) y no presta las funciones que la Monarquía regalaba a sus súbditos, por lo que se conciencia a estos de que cada uno debe resolverse sus problemas y dificultades; sus funcionarios de carrera son escasos, predominando el contratado y el electo no profesional (aunque se aproximan día a día hacia nuestra estructura de personal, como nosotros nos acercamos a la suya -contratando cada día más-); carecen de Seguridad Social, tal como la entendemos en Europa; el modelo federal implica en muchas ocasiones descordinación de las funciones públicas y dificultad para que una administración prosiga la actividad de otra; la exigencia de rentabilidad origina con facilidad la inoperancia de aquellas funciones que no generan beneficio económico periódico y tangible, bien porque sólo se necesitan ocasionálmente bien porque su producto es el bienestar -que en economía no deja de ser una externalidad-.
Tienen una organización excelente, aunque excesívamente basada en la tecnología y que ha perdido un tanto de vista el puro, duro y simple producto de la actividad humana, lo que les origina lagunas espectaculares. ¡Y cuando la técnica falla o no sirve, "cantan La Traviatta"!
Tengamos in mente que el territorio de los U.S.A. no ha sido atacado nunca en toda su extensión, por lo que no han sentido la necesidad de crear una estructura que solventase sus consecuencias...
Y ahora hagamos un cóctel con lo anterior y el huracán (¡que no deja de ser un "peazo" de ataque!)... El resultado lo dejo a vuestra imaginación. Los americanos se volcarán realizando toda suerte de actividades sociales para auxiliar a los afectados, pero sus carencias conceptuales, estructurales, organizativas y decisorias han quedado de manifiesto.
But, this is your problem, my friend...

3 comentarios:

Caboblanco dijo...

Siempre he sentido por los Estados Unidos de América una franca relación de amor - odio. Admiro su tecnología, su identificación con sus símbolos, su afán por crecer y mejorar... pero su imperialismo descontrolado, su excesivo orgullo y su prepotencia me disgustan tanto o más.

Están condenados a ser la primera potencia mundial, y eso les hace, ahora más que nunca estar más amenazados que otros; pero perciben con mucha claridad la amenaza o el peligro como algo exterior y lejano: responden bien en operaciones lejos de sus fronteras pero de las circunstancias negativas, al menos en el propio patio de su casa, les dejan en un momentaneo Estado de Shock. En su defensa hay que decir que la magnitud de la tragedia es enorme.. ¡Ah! y estoy de acuerdo en que su falta de tejido social, al estilo de los pueblos latinos e incluso europeos, a veces logra desbordar su logística y tecnología. Espero sinceramente que los efectos perniciosos del huracán queden reducidos al mínimo.

En otro orden de cosas, espero poder volver a publicar este fin de semana; he tenido que lidiar un par de exámenes y estoy ayudando a un conocido con su tesis de doctorado...LA TERCERA VIA HACIA LOS TEMPLARIOS...¡casi ná!

Turulato dijo...

Luís, espero con muchísimo interés tus artículos. La historia seria de "El Temple" me interesa sobremanera; ¿conoces alguna buena página?; ¿qué tesis defiende tu conocido?.

Caboblanco dijo...

Buenos dias a todos. No creo que exista una página de referencia sobre la Orden del Temple, libre de los mitos, prejuicios y modas que han distorsionado la imagen de estos monjes-soldados. La literatura comercial ha encontrado un filón en la temática templaria, de manera que ahora, por obra y gracias del "Código Da Vinci", templarios, cátaros, albigenses, masones, iluminati... han constituido una sociedad secreta que domina el mundo a nuestras espaldas.. ¡en fín!.

Mi amiguete ha intentado acercase a esta Orden religiosa a través de las personas y sin ideas preconcebidas previas. Para ello ha utilizada a los templarios españoles, muy poco estudiados y menos conocidos, pero que tuvieron importantes encomiendas en Aragón y Cataluña, sobre todo.

Intentaré postear algo sobre esto.