Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

jueves, 12 de mayo de 2005

Y la vida sigue..

Miro la pantalla.. En blanco. ¿Para qué escribo?. Empezó como una distracción, complicada pues escribía sobre mi mismo, y ya no sé lo que es.
Siempre que nos "despelotamos" en público procuramos estirarnos y meter los "lorzones" -que dicen en Aragón-. No soy una excepción; algo de imagen procuro dar, pero estoy siendo bastante sincero.
La duda que me asalta es la de siempre. Soy una persona con un autocontrol gigantesco. Educado primero y entrenado después para no demostrar emoción alguna....
Y llega un momento en el que me pregunto: ¿Soy capaz de sentir algo?. Podéis sonreir y pensar que acabo de decir una estupidez, pero sí he escrito en estas páginas algo con total sinceridad es esto.
¡Claro qué lloro y me emociono!; pero no como los demás, a los que veo reaccionar de acuerdo a las circunstancias y en su momento. Yo, más bien, parezco una olla a presión; pasado el tiempo, siempre en soledad, quizás en un sillón..., quizás en la ducha... De pronto, rompo a sollozar; primero quedo, luego... Y me voy enroscando.. O dejando caer.. (Que pase la vida, el tiempo, vosotros, todo...).
Luego, no sé cuando, me levanto y sigo. Cansado, muy cansado. Ahora estoy así. ¡No hay que ser un "lince" para notarlo!.
Pero la vida sigue.. Y, aunque soy tan torpe que lo dudo, sé que es bella y está preñada de esperanza. No sé que coño "pinto" en ella pero estoy absolútamente seguro de que estoy vivo por, y para, algo. Me niego "en redondo" a ser un cacho carne con ojos y nada más.
Y no "meted la patita", que no estáis ante un creyente sino ante el dubitativo e incrédulo permanente.
O sea, que, como todos los renegados que en el mundo han sido, creo.., pero no tengo "pelotas" para asumir con valentía lo que significa.
¡Pero..!, ¿para qué escribo esto?. ¡Seré gilipollas!. Sí los que "paran" por aquí son mayoritáriamente norteamericanos y no se enteran "de que va"... ¡Estás hablando solo, pasmao!.
(Por cierto. Sí los norteamericanos son ellos.. ¿que coño son los canadienses y los mejicanos?).
Hala. A dormir. Que empiezo a decir memeces...

5 comentarios:

almena dijo...

Turulato... no lo dudes. Estás aquí para algo.
Alguien ¡no lo dudes! necesita de ti.
Alguien ¡no lo dudes! querría aliviar tu carga si pudiera intuir esos momentos en que te pesa demasiado.
Y... ¿por qué no llorar cuando las lágrimas pueden aliviarnos?
Nos han educado -equivocadamente- a controlar las emociones... también las lágrimas, está mal visto ¿es eso?.
Te dejo una cita de Gandhi:

"Toma una lágrima.
y deposítala en el rostro
del que no ha llorado"

Un abrazo. De verdad.

Gi dijo...

Creo que los extremos (a los que suelo irme yo, por ejemplo) no suelen ser buenos. Es tan feo ser demasiado emocional o sentimental como ser demasiado racional. Por algo tenemos ambas cosas, no?

Turulato dijo...

Gisel, eres delicadeza en estado puro. No te conozco, pero te intuyo. Quizás por tu sensibilidad te has acostumbrado a protegerte, a escudarte, en una manera de ser... de "contadora". Por eso dicen que no eres creativa; a tí te viene bien que lo crean.
"Almena" tampoco sé de tí; tu "blog" me desconcierta. En cualquier caso, gracias, gracias por tu compañía.

Saf dijo...

¡quejas, quejas... algún gruñido... autocomplacencia... hhhmmmm... A VER ESE ÁNIMO, sápristi!!!

¿Y si te dijera que son las tres de la mañana, que mi despertador sonará a las 7'00 -¡oh, pobre mujer trabajadora!- y que aquí sigo, de atrás adelante, devorando tu blog......?

¡Y además parlante del castellano!

¡Vamos, vamos, saca pecho, mete tripa y levanta la nariz!

¡Y sin quejas, pardiez! (que la que se quejará mañana, al despertar seré yo..... y por tu culpa)

Hale.

Saf ;-))

Turulato dijo...

Saf, ¡ní qué te hubiese gustado lo que he escrito!......