Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Drogoalcoholismo ..¿responsable?

Los españoles, que no España -la pobre- que nos aguanta, somos de lo que no hay. P'a mear y no echar gota. Me había hecho el propósito de no escribir sobre asuntos referidos a las creencias, opiniones y exigencias del común, porque suelen ser tan desbaratadas y tienen una aceptación tan extensa que es como intentar detener a una manada de bisontes enloquecidos que se dirigen en estampida hacia un despeñadero.

Pero aunque me arrollen, no puedo resistir. Debo exponer lo que creo, aunque mi manera de pensar no sea compartida por ser humano alguno. Lo contrario sería traicionarme a mi mismo. Y no. Así que les comentaré del modo más sencillo posible, pero no más sencillo -según exigía Einstein-, lo que me parece la propuesta de considerar agravante el estar embriagado o drogado en supuestos de violencia de género.

Que dicho sea de paso, en correcto español debe decirse de sexo, pues gramaticalmente género no es otra cosa que la "clase a la que pertenece un nombre sustantivo o un pronombre por el hecho de concertar con él una forma y, generalmente solo una, de la flexión del adjetivo y del pronombre. En las lenguas indoeuropeas estas formas son tres en determinados adjetivos y pronombres: masculina, femenina y neutra" (R.A.E.).

Eso si; esto es cultura de libro y no de comité o de periódico adicto. Pura cultura ... neutra. Y es que exponer con corrección y no según la moda del momento, ayuda a delimitar mucho mejor las cosas, colaborando en mayor medida a su solución. ¡Flaco favor hacen a lo que defienden quienes se guían antes por pasiones y manías que por el conocimiento!.

Cualquier Sociedad tiende a castigar a aquellas personas que forman parte de ella y que atentan contra las normas que aquella estableció para defender los valores e intereses que estima. En consecuencia, se requieren tres elementos esenciales para que la Sociedad -es decir, el Estado que la representa por acuerdo de sus miembros- castigue a una persona:
  • La persona que hace algo
  • Que ese algo este definido antes de hacerlo por una norma como prohibido y sancionable
  • Que dicha persona sea responsable de lo que hace, pues si ignora que su comportamiento está mal o es incapaz de controlarlo, por ejemplo, no es lógico ni correcto responsabilizarla de lo ocurrido.
Doctrinalmente, lo expuesto en el último punto se conoce como Circunstancias Modificativas de la Responsabilidad Criminal y están recogidas en el Título I -Capítulos II, III, IV y V- de nuestro Código Penal. ¿Por qué modificativas?; pues porque pueden eximir, atenuar o agravar la simple responsabilidad de los que participen en un suceso previsto y castigado en dicho Código.

Dije antes que toda Sociedad se da unas normas por las que se rige y que estas buscan defender los valores e intereses que cohesionan y motivan a quienes forman parte de aquella. Bien. Así que como dichos valores e intereses, sean los que sean, tienen que ser los mismos para todas las normas por puro sentido común, ya que nacen de aquello que la Sociedad cree y mantiene.., esta no puede aplicarlos de manera distinta según las ocasiones, pues eso significaría que no siempre defendemos o nos interesa lo mismo. O sea; que en ese caso seríamos unos veletas... Como los españoles de hoy. O lo que es lo mismo: no tenemos ni puta idea de lo que queremos. Niños..

Estará exento de responsabilidad criminal, según establece el artículo 20, 2 de aquel Código Penal que los españoles nos hemos otorgado y del que somos "padres" (pues ser demócratas en un régimen político de representación, como el nuestro, exige asumir responsablemente los actos parlamentarios de quienes hemos elegido):
  • El que al tiempo de cometer la infracción penal se halle en estado de intoxicación plena por el consumo de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas u otras que produzcan efectos análogos, siempre que no haya sido buscado con el propósito de cometerla o no se hubiese previsto o debido prever su comisión, o se halle bajo la influencia de un síndrome de abstinencia, a causa de su dependencia de tales sustancias, que le impida comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme a esa comprensión.
El artículo 21, 1 y 2 establece que cuando no se de plenamente lo anterior, la responsabilidad criminal quedará atenuada. Bien. Así que para nuestra sociedad, tan amante del vino y las mujeres, según dice la canción, estar cogorza es comprensible en cierta medida... O totalmente disculpable, a veces.

Pues parece ser que se pretende que las cosas sigan así, bien asesines a un niño o sodomices contra su voluntad y con extrema violencia a una persona cualquiera... ¡Bueno; con una excepción!. Si alguien vestido de blanco y rojo durante las fiestas de San Fermín, con más copas dentro que pelos en la cabeza, se pelea con su prójima y la sacude.. ¡¡Pena agravada!!.

Imagínense la cantidad de bestialidades que puede llevar a cabo un ser humano contra otro. De todas ellas, ¿la única que los españoles consideramos tan importante como para quebrar el principio actual, de que solo es responsable criminal de un acto aquel que tiene conciencia de su ilegalidad, es la llamada violencia de género?.

Debemos exigirnos coherencia. Si alguien, por la razón que sea, no sabe lo que hace, no es responsable de ello. Y si arreamos leña al mono, ¡por favor, qué sea por igual y para todos!. Que el Derecho es algo muy serio.. La única defensa del débil y la herramienta que mejor posibilita la convivencia social.

Podemos acordar que la realización de algo penalmente sancionable bajo la influencia del alcohol o cualquier otra droga, sea considerada como un agravante.. ¡Pero siempre!. ¿Quién es el valiente que se atreve a establecer razonadamente que si y que no?.

Y para terminar pensemos un momento con calma... ¿Cuantos pobres diablos que no querían causar tal o cual daño, ni sabían lo que hacían, serían castigados con mayor dureza?. Como mantiene Homer Simpson: "No se puede condenar a muerte a un niño... Bueno; en Texas, si". O sea, en España.

4 comentarios:

Kalia dijo...

Cierto. Si somos todos iguales ante la ley, ésta no puede hacer distingos. El Estado debe proteger al débil y para eso se supone que está la Justicia. Que el débil sea hombre o mujer no es en absoluto importante.

La violencia (de todo género) debe de ser perseguida por el Estado, por la Justicia. Y la violencia es la violencia, con independencia de quién la ejerza. No cabe calificarla como machista. ¡Como si importara que fuera machista o feminista la violencia! ¿O es que si uno/a es feminista ya puede ser violento/a?.

Menos leyes y más aplicación estricta de las leyes. Que lo importante de la Ley es su aplicación rápida, eficaz y contundente, sin ambajes, sin caminos intermedios.

Ahora bien, creo que es un paso adelante en la contención de la violencia doméstica el que sea considerado agravante el ejercerla en estado de inconsciencia provocado por el uso de sustancias que impidan la razón. Habrá personas enfermas, síndromes de abstinencia que deberían de ser controlados y diversos casos particulares para los que los jueces deberán hacer sus consideraciones particulares, pero, hablando en general, creo que es positivo. La mayor parte de los crímenes y de los tratos violentos en el ámbito doméstico se producen dentro de contexto de alcohol y drogas.

Pero, insisto, creo que debe de ser aplicado por igual a todos los actos de violencia, domésticos o públicos, realizados por hombres o por mujeres. Eso se llama igualdad y no hace falta ni misterios ni ministerios.

Silvia dijo...

Creo que con esto me has dado en la manía.
Primero, me parece abominable que sólo se aplique a la mal llamada ley de violencia de género(que también tiene tela) cuando tendría que aplicarse a todos, desde el tarado que quema una papelera al que provoca un accidente de coche.
Sé que hay casos especiales, como una persona en pleno síndrome de abstinencia, pero en lo general, que no se considere el ir borracho o drogado un agravante (o que incluso se considere un atenuante) me parece ilógico.
Porque doy fe que en todas las borracheras que he visto o vivido, nadie ha obligado al borracho a beber y lo ha hecho por propia voluntad. Que asuma las consecuencias de sus acciones.
Saludos

Anónimo dijo...

No puedo estar más de acuerdo ,con lo dicho .De hecho siempre lo he pensado ,pero en todos los casos de violencia ,en general.
La Moringa.

Penélope dijo...

PErsonalmente, siempre me ha parecido incomprensible, aberrante y hasta diría, perverso, que el hecho de estar bajo los efectos de una droga, cualquier droga, al cometer un delito, fuera considerado un atenuante.
De ahí a que sea considerado un agravante...no lo veo tan claro. No digo que esté en contra, todavía, digo que no termino de haber llegado a una conclusión.

Quiero creer que todo el mundo SABE que las drogas hacen perder el control de la voluntad. Quiero creerlo. Puede que no sepan enumerar los efectos exactos fisiologicos que cada una de ellas producen en la mente y en el organismo, pero que hacen perder el control de la voluntad, creo que hasta el tato lo sabe, aunque nunca antes las hayan probado, pero máxime si sí lo han hecho antes, porque entonces, no cabe espacio a la ignorancia. A partir de esta premisa (que no sé si termina de ser correcta, turu, bajo el prisma de la ley, tú me ilustrarás)todo aquél que comete un delito estando bajo los efectos de una droga no debería verse beneficiado en modo alguno por ello, porque tan responsable es del delito, como de haber perdido el control para cometerlo.

Ahora bien (joder, qué dificil debe ser actuar de abogado justo), existe la posibilidad de que el imputado no supiera de la magnitud de la pérdida de control a que iba a verse sometido al probar dicha droga, por lo que sea (que hay muchas circunstancias), y entonces hacerlo agravante me parece temerario.

PEro en todo caso, nunca atenuante.

Porque uno es responsable de lo que hace libremente y sin extorsión. Y tanto lo es de haber matado a alguien como de haberse bebido antes la campiña francesa.

Otra cosa es que a alguien le aten, le metan un pico en vena y luego le suelten. Entonces, a lo mejor sí podría considerarlo un atenuante.

Supongo que hay muchas circunstancias que habría que mirar con lupa e investigar bien antes de decir con tal alegría que estar bajo los efectos de una droga atenúa el delito cometido.

Qué dificil. Y qué apasionante.
Por eso creo que nunca hubiera podido ser abogada o juez.

Lo del tema de que esto debiera aplicarse a quien quema a su mujer o a quien maltrata a un perro, totalmente de acuerdo. Tan grave es la violencia de sexo como cualquier violencia.

Desde luego, turu, me haces pensar demasiado. Me encanta.