Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

miércoles, 24 de mayo de 2006

La mirada

Hace aproximadamente año y medio, un viejo estudiante de Historia del Arte se creyó capaz de contar un cuadro de una manera distinta, de modo que no fuesen tan importantes los datos o el análisis técnico, como la mirada y el sentimiento.
Todo es Arte, pues todo está comprendido entre la Vida y la Muerte. La dificultad estriba en la mirada.... No sé como serán vuestras miradas; la mía está, simplemente, sedienta de amor. Se desparrama en torno, anhelante, pendiente de lo que yo no he sabido darle.
Busca pequeños detalles escondidos, de los que templan las noches frías, capaces de arrebujarte el alma y ahuyentar los miedos.
Ese viejecito turulato contemplaba esta tarde la vida ajena... ¡Cuanta belleza!; la querría tomar toda, toda, emborracharse de miradas y perderse en las caricias. Ya no tiene la fuerza y sólo le resta la poca sabiduría de la experiencia. Por eso dejó de imponer y deja hacer..
Dejar hacer.. Es como acercarse al nacimiento de una fuente, donde brota un chorro transparente y cantarín de agua fresca y clara; deliciosa.
Y he dejado hacer a mis sentidos. He dudado entre mostraros una obra de "Der Blaue Reiter" o de "Die Brücke". Me he decidido por una de un artista de este último grupo.

"Franzi ante una silla tallada"
Ernst Ludwig Kirchner
Museo Thyssen-Bornemisza
1910 - Óleo sobre lienzo - 70,5 x 50 cm

Bailan sin descanso colores y formas; danzan entre si colores primarios y complementarios. Se emparejan tonos cálidos y fríos. Junto a una línea suave, en curva voluptuosa, estalla, brusco, un trazo recto, que se quiebra a un lado y otro. Su pincelada es decidida, alargada siempre, en especial en el cabello, algo menos en el collar, y como besos, en su vestido.
La luz es intensa; tanto, que los colores de las sombras cambian a sus complementarios y vemos la imagen como una especie de caleidoscopio cromático.
Impacta, explosiona ante nuestros ojos. Tanto como esa mirada de Franzi, tan lejana, tan soñadora, tan ida....
No os distraigo más. Vuelvo a mis inicios. Una imagen, dos pinceladas verbales y la mirada...

7 comentarios:

Dianora dijo...

Está triste... ¿Por qué, a pesar de la viveza de los colores, está llorando?

Marian dijo...

Te confieso que tardé en ver la silla.Al principio supuse en su lugar una figura femenina con expresión brusca y peinado a lo "menina". Pero no buscamos la impresión, sino la expresión. Me llama la atención como logra, saturando el color, contrastar el valor emocional de los tonos y sacar a la luz el estado anímico de Franzi.Su rostro es menudo, remarca la palidez con las ojeras azuladas y torneando el pelo castaño con un trazo negro, al igual que la barbilla, trasmite fragilidad aniñada. De igual forma, esa mirada perdida revela una dulzura lánguida en contraste con unos labios entreabiertos explosivamente rojos para un rostro menudo.El conjunto tiene una voluntad vitalista; incluso me parece que el collar sobre ese estampado obedece a esa intención...pero la mirada de Franzine dice otra cosa, tal vez el estado del alma que asoma sea la melancolía.
Y te devuelvo el pincel, Turulato,para que al final arregles estos "brochazos" mios.

Un beso

Cobre dijo...

No tengo ni idea de arte, no sabría diferenciar una obra de Chillida de uno de ls artilugios de arar q se ven en ls pueblos, y Manet y Monet para mí podrían ser el mismo!. Pero se me pone la piel de gallina cuando, veo una obra de arte (cualquiera y de quien sea), q me guste, y desde mi incultura artística, me emociono con ls colores, las formas, la genialidad del artista..

Y me encanta ver a la gente mirar ls cuadros (por ej) embelesados en ls detalles, disfrutándolos.

Y q me cuenten cosas sobre ellos.

Que tengas un buen día q acaba de comenzar, abre bien los ojos ;

eloryn dijo...

Cuando he visto el cuadro por primera vez, se me han saltado las lágrimas, porque esa misma mirada la tenía alguien a quien quise mucho y ya no está.
Franzi tiene una mirada dulce y me transmite una paz y una serenidad especiales.
Es apenas una cría pero sus ojos tienen la sabiduría de los que han vivido mucho.
Y a pesar de la languidez, todo su cuerpo transmite unas enormes ganas de vivir, supongo que por el uso de los colores.
Gracias por un nuevo descubrimiento, Turu.
Un beso

Turulato dijo...

Da gusto leeros. ¡Aprendo tanto de lo que decís!. La verdad es que publico los cuadros para conseguir que vuestros ojos brillen y escriban las miradas. Gracias, gracias.

nina dijo...

Puede que diga una blasfemia pictórica pero esa ha sido las primera y rapidísima impresión que me ha producido el primer plano de la cara de Franzi.Ni estilo, ni época, ni pincel, nada coincide, solo una cosa la sonrisa enigmática de ambas y sabeis a quien me refiero.Busco en Franzi la impresión cromática profunda que me trasmite el autor a través de sus pinceladas utilizando una policromia nueva que sustituye la arminía del color clásico, utiliaza con libertad la mezcla de colores frios y cálidos que al aplicarlos sobre el rostro le imprime movimiento de ahí esa sonrisa indefinida, de labios rojos que junto a unos ojos de mirada ausente, soñadora, melancólica, consigue el autor que lleguemos a ella, a lo más profundo de su ser a que la queramos . El autor Kirchner rompe, con trazos libres la perspectiva clásica Y como dicen en mi pueblo"mesplayao". no sigo , pero como me gusta laa pintura y sbre todo, acertada o desacertada exponer lo que yo siento y veo Un abrazo Sr Ausente .Nina

Caboblanco dijo...

No conozco el Thyssen; Puede parecer imperdonable viviendo cerca de Madrid pero la verdad,e s que el Museo no me atrae, quizás porque me resulta algo casposa la dueña de sus obras. En cuanto al cuadro me gusta, y bordeando la simpleza más absoluta, me gusta el collar que resulta sobre el vestido. Siempre pensé que no había manera de combinar azul y verde pero parece muy bien resuelto :-)