Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

martes, 14 de febrero de 2006

La vida en rosa

La muerte del Arlequín
Pablo Ruiz Picasso
1906

Aguada sobre cartón. 68.5 x 96 cm.
Colección particular

¡Tengo los huesos molidos!. Ya no soy joven y la vida del circo es dura. Pchs.., ¡qué se le va a hacer!. Y, para colmo, se nos muere "Arlequín". Creo que está en el carromato; ese español, el "pintamonas", era íntimo amigo suyo. Seguro que está velándole; iré a ver..

¡Vaya cuadro!. El muerto, parece que reza; el hijo de Pierrot -obcecado e incrédulo- a punto de darle un pellizco, pues cree que está dormido; el segundo arlequín, espectador de sus propios sueños y el español pintando.
¡Con lo bien qué se llevaban los arlequines!. Dignos herederos de la "Commedia dell'Arte", todo el día dando volatines y haciendo payasadas, como buenos saltimbanquis. Y ahora mira al vivo.. Tiene la mirada perdida, ajena a todo, como sí estuviera en otro lugar.. ¡Qué contraste!; dos arlequines tan próximos físicamente y, sin embargo, ¡qué vacío les separa!; un espacio gigantesco, el que hay entre la muerte y la vida, entre la verdad y la mentira... Esa mirada habla por si sola. Y, a la vez.. ¡Qué silencio!. ¡Cómo destaca el estático silencio de las figuras!. Me impresiona; es el tiempo detenido..

{Y "Eloryn", en un maravilloso comentario, que nace de la finura de su preciosa mirada, añade: "Sí, “La muerte del Arlequín” pero no del que yace, sino de los que observan. Parecen más muertos que él. La expresión distante y seria en el caso del más mayor, incluso el tono más pálido de su piel o los colores de su traje, menos nítidos que los del Arlequín. Son como fantasmas que contemplan a alguien que duerme, quizás anhelando volver a sentirse vivos. Y el Arlequín, en cambio, parece que en cualquier momento va a despertarse y reírse de alguna broma. Son los dos espectadores los que me transmiten un sentimiento de pena. Y en la parte inferior, una de las sombras me parece que tiene forma de perro. Con la cabeza levantada, mirando la escena, como si intuyera la presencia de esos fantasmas".}

¡Y como pinta el españolito!. Un poco de agua, rojo, azul, amarillo... ¡Ahí va!. Está "sacando" el rosa mezclando el rojo y el amarillo..; ¡y el verde, del azul y el amarillo!. Parece magia.. Diluye, más o menos, el color en agua y modifica la tonalidad.. ¡Qué fácil parece!.
A pesar de la muerte, y por lo que voy viendo, el cuadro es cálido; ¡es tan rosa!. Diría que casi todo él es de ese color..
¡¡Es impresionante cómo está creando el arlequín!!. Está manchando de verde el fondo rosa.., ¡y es que estoy viendo el cuerpo!. ¿Y los dedos de las manos?; ¿y los cuellos, y las cabezas?.. ¡¡Los ha desarrollado mediante una sola línea contínua, en un trazo!!. Que bestia... Este tío cualquier día pinta una paloma sin levantar la mano, en un único trazo, con una sola línea.. Esperar y ver..
¡Y poco más!. Unos manchurrones blancos.., y aparece una almohada; desliza el pincel con un azul aguado.., y ya estoy viendo la cama; un poco de rojo, cuatro líneas, algo de verde y unos trazos blancos..., y nunca ví tanta añoranza ní sentí tan denso al otro arlequín.
¡Qué técnica!. Las sábanas soportan el cuerpo, lo sitúan en el espacio.. La almohada, tan clara, resalta la importancia del retrato.. Una gran mancha, de un desvaido azul, proyecta la cabeza del segundo arlequín hacia adelante, dándole profundidad.. ¡Pero es qué sucede lo mismo entre esta cabeza y la del niño!; ¡y entre el niño y el cuerpo muerto del arlequín!. ¡Qué maravilla de composición!... Cuatro planos situados en profundidad -cuerpo, niño, cabeza, mancha-, logrados a base de superposiciones...

Mirándolo bien.. No sé sí está retratando al muerto o se está pintando a si mismo. ¡Verdaderamente se parecen mucho!. Creo que se están "fundiendo"; está pintándose de arlequín.
No sólo son idénticos los rostros del español y del arlequín sino que su espíritu es el mismo. Y es que el arlequín es la máscara más lúdica y la que más parodia las intenciones de los cómicos; levanta la cortina que hace opaca nuestra existencia, la de la gente del espectáculo, y se disfraza, sólo, para disimular la fragilidad de nuestra esencia. Y un artista siempre es un espectáculo; cuando obra, actúa.
Creo..; creo que está recogiendo al arlequín porque es el personaje genérico y simbólico del grupo de los artistas del circo. Y los personajes del circo no son alegres sino trágicos, porque evocan a la vez la comedia y el drama. Van en busca de una tierra elegida que ponga fin a su eterno exilio, a su vida nómada. Como le sucede ahora al español, que aún busca asentarse en París.

Creo que los personajes del cuadro funcionan como interrogantes de su obra. "Arlequines y saltimbanquis son una metáfora, sentimental y triste, de la vida humana", como escribe Valeriano Bozal. El arlequín, como sus compañeros, vive en un espacio propio, que a la vez le es ajeno y que le aliena; todos ellos son enigmáticos, porque parece que no pueden escapar de su condición.
Está absorto en una existencia dedicada a un arte contrapuesto a la sociedad en la que vive, porque es un payaso que se pone, paradójicamente, la máscara de la sinceridad y de la confesión. Y no olvidemos que todas las máscaras son confesiones.
No obstante, el disfraz y la máscara aparecen en la pintura como elementos lúdicos y dramáticos, pues la figura del saltimbanqui nos revela que la condición humana está preñada de la amarga conciencia de sí misma.
Es puro Simbolismo.

¿Y qué es un pintor sino otro personaje del circo de la vida?; ¡vamos, digo yo!. Pretende también dar a luz la existencia de todos nosotros; presencia la representación de nuestras vidas, y de su vida.. Aprecia las tragedias diarias, llenas de dramas y de comedias. A veces nos parodia, en ocasiones nos refleja con exactitud... Depende. El Arte es sentimiento y el sentimiento transmite la vida en estado puro.
Recuerdo que hace poco le oí decir a Pablo, el pintor: "Todo retrato pintado con sentimiento es un retrato del artista y no del sujeto. Este último sólo es un factor accidental, ocasional. No es él quien desenmascara al pintor; es más bien el pintor quien, sobre el lienzo, se desenmascara a sí mismo".
Van "cuadrando" las cosas.. El arlequín, con sus parodias, y el pintor, con sus cuadros, pretenden explicar como somos; así que le sustituye en el cuadro.. Pinta un arlequín, pero es él quien se autorretrata. Ambos son máscaras de la Comedia, símbolos de un mismo personaje.

El cuadro parece que está casi acabado.. ¿Qué querrá decir con él?. Ha pintado un fallecimiento.. Algo acaba.. Estamos en 1906 y, quizás, con "La muerte del Arlequín", desaparece simbólicamente esta figura emblemática. Entierra el disfraz porque se acaba momentáneamente la vuelta sobre sí mismo.
¡Cosas de artistas!.

16 comentarios:

nina dijo...

No tengas mala idea :Picasso, la época rosa,ya hablaremos.Nina

leodegundia dijo...

Reconozco que nunca había visto este cuadro, se que en la época rosa pintaba saltimbanquis, acróbatas y arlequines, como por ejemplo “La familia de los saltimbanquis” y tal vez con esta obra que nos muestras hoy, Picasso quería simbolizar el final de la época rosa para adentrarse en el cubismo. Aunque los arlequines siguieron figurando en sus pinturas posteriores como el “Arlequín” pintado en 1923, en el que sólo hay una parte coloreada y el de su hijo Pablo vestido de arlequín en 1924.
La expresión de los rostros del cuadro que nos ocupa, a mi entender pasa de la placidez del muerto, a la de aceptación resignada del otro arlequín y la del niño que parece mostrar una cierta curiosidad.
Un saludo

eloryn dijo...

A mí este cuadro me transmite algo distinto.
Sí, “La muerte del Arlequín” pero no del que yace, sino de los que observan. Parecen más muertos que él. La expresión distante y seria en el caso del más mayor, incluso el tono más pálido de su piel o los colores de su traje, menos nítidos que los del Arlequín. Son como fantasmas que contemplan a alguien que duerme, quizás anhelando volver a sentirse vivos. Y el Arlequín, en cambio, parece que en cualquier momento va a despertarse y reírse de alguna broma. Son los dos espectadores los que me transmiten un sentimiento de pena. Y en la parte inferior, una de las sombras me parece que tiene forma de perro. Con la cabeza levantada, mirando la escena, como si intuyera la presencia de esos fantasmas.
Supongo que esto no es lo que quería contar Picasso, pero es lo que yo veo.
Y muchas gracias. No conocía este cuadro, pero me gusta.
Un abrazo

Turulato dijo...

"Eloryn": ¡¡Bravo, bravíssimo!!.

Elen dijo...

Picasso, mmm, apasionado y controvertido.

Los arlequines los pinta enigmáticos y dramáticos y refleja su estado de ánimo, se pone una máscara y representa una visión teatral de si mismo.

Picasso es complejo.¿Ha visitado el Museo Picasso en Barcelona? es apasionante, se lo recomiendo.

Es verdad, cuando pintamos dejamos mucho en nuestros cuadros, gran parte de nuestros sentimientos mezclados con la pintura.

Un placer leerlo.

Dianora dijo...

Aquí voy yo.
Ese arlequín que yace, que sonríe, que le gasta una broma a la vida.
Lo que más me llama la atención son sus manos. Junto a la cara del arlequín "muerto" es lo más definido del cuadro, pero sus manos, en el centro, cómo no fijarse en ellas. Además, apuntan al otro arlequín, incluso se puede trazar una línea de los dedos de la mano a la barbilla del Arlequín vivo, que las mira, ¿resignado?, ¿apenado? Quizá sabe lo que hay, quizá cree que el próximo es él y simplemente espera, qué se yo.
Las manos y la sonrisa, es lo que me atraen de esta pintura, que por cierto, es la primera vez que veo.
Un beso

Marian dijo...

Mi impresión... que el yacente no parece muerto.Tal vez, se parodia a si mismo ante la mirada de su futuro y de su pasado,encarnado en el hombre y el niño que contemplan la escena.O tal vez no... el espectáculo debe continuar.
Esas pinceladas que añadimos los que miramos el cuadro, me pregunto si se quedan en él. La pasión de las tuyas, ilumina la manera de adentrarse mejor en su simbolismo.

Un abrazo,hablas de arte como los mismísimos arcángeles.

nina dijo...

poco voy a decir. La época rosa de Picasso es consecuencia de la clausura de la época azul en el año 1905. A lo largo de ese año nacen algunas de las más delicadas y preciosas pinturas del artista, en general versando sobre temas de circo, con pobres arlequines y saltinbanquis, todo con una belleza que solo se da en el quattrocento italiano.
El año 1906 es un año crítico para Picasso se despega dela fase rosa para practicar una pintura enjuta como su Autorretrato, con claras tendencias al deformismo. (Precubismo)
NO conocia el cuadro, y lo que más me ha llamado la atención es la expresión de las tres caras, la del Arlequin muerto,cara pálida y nariz y barbilla puntiagudas con cierta rigidez en el cuello, su cuerpo pesado por la muerte se hunde en la cama, si es cama y la almohada parece de piedra,el niño permanece como observador, espectante y el otro arlequin, representa para mi, el angel de la muerte por la aureola que lo envuelve y por último la impronta del arlequin en el brazo del muerto.nina

Turulato dijo...

"Leo" efectivamente esta es la obra que cierra la época rosa. En cuanto a la expresión del arlequín muerto, creo, como "Eloryn" y "Dianora" que es sino feliz por lo menos plácida. Picasso empezaba a disfrutar de París y, eso, siempre se aprecia en la cara de cualquiera..
"Elen" muchas gracias por su amable visita y por sus atentas palabras."Los arlequines los pinta enigmáticos y dramáticos y refleja su estado de ánimo, se pone una máscara y representa una visión teatral de si mismo": Exacto; esto es lo que hay en los arlequines picassianos. No es una opinión especializada sino lo que el propio pintor explicó sobre su obra.
Y en cuanto a pintar, también pintamos con la palabra, como en todos y cada uno de los artículos que publicamos todos. Somos transparentes..
"Dianora" aparte de la cara sonriente del fallecido -que comenté al contestar a "Leo"-, es muy interesante la observación que haces sobre las manos.. ¿Te arriesgas a imaginar..?.
"Marian" perfecto, tu interpretación es seductora... Magníficos tus dos primeros párrafos.
Nina ¿que tal está mi niña bonita?. Otra interesantísima suposición..El Ángel de la Muerte.

No lo habéis pretendido, pero me habéis dado pie para un artículo..., para una...¿queja contra los hombres?.

Saf dijo...

¡Caramba, Turu, qué buen post, qué agudeza crítica!
(Creo que me lo guardaré en mi carpeta de las cosas para pensar)

Saf ;-))

Turulato dijo...

"SitaSaf" (es que lo he leido por ahí) muchas gracias. ¿En la carpeta..pensar?; Creo que tu inteligencia no para nunca y es porque la impulsa constantemente el corazón.

Consumidor irritado dijo...

Un comentario tan certero como siempre. ¡Muchas gracias!

Dianora dijo...

Justo después de leerte leo en el libro que ahora mismo me acompaña que ignorar no significa no imaginar así que me atrevo, me atrevo a imaginar, por supuesto.
Mira los dedos de esas manos. Están juntos en la parte superior; sin embargo las palmas no me parecen que estén pegadas. Es como cuando juntamos las manos al decir algo importante o al pensar (pero con los dedos juntos). Así que para mí, el Arlequín que yace le está diciendo algo con importancia a su compañero: que el que ríe ahora es él, que ya ha dejado de provocar risas y que ahora, el que va a disfrutar del espectáculo es él.
También puede ser que esa línea que hay sea la que van a recorrer las manos del Arlequín muerto para coger, suavemente, el rostro del otro arlequín y atraerle para sí; una última broma o una invitación a que disfrute como él.
En fin, desvaríos varios, pero ya sabes que la imaginación es libre y no siempre muy coherente.
Un beso

Turulato dijo...

"Consumidor" gracias por tu amabilidad.
"Dianora"...(Y Marian, y "Eloryn", y Nina).... ¡Sí yo supiese mirar como vosotras...!. ¡Ay madre!. Que torpe me siento. Y que feliz.

Caboblanco dijo...

Hola Turu. He de confesar que no tenía ni idea de que existiera este cuadro aunque de un tiempo a esta parte, estoy descubriendo la pintura de Picasso. A mi me parece que el personaje no esta muerto. Más bien esboza una picara sonrisa, como mofándose de las sensaciones que crea en las dos personas que le observan. En cuanto a estas dos, el niño parece esbozar la más absoluta indeferencia y el adulto, parece como si quisiera asegurarse dela muerte del yacente... ¡Vaya lío!

Oye, ¿Por que la figura adulta esta blanqueada y el niño no?

Un abrazo

Turulato dijo...

"Cabo", "...Está absorto en una existencia dedicada a un arte contrapuesto a la sociedad en la que vive, porque es un payaso que se pone, paradójicamente, la máscara de la sinceridad y de la confesión...".
El muerto es ya solo él mismo, "mondo y lirondo". El arlequín vivo sigue actuando...
Pero el niño es un espectador de la vida y de la muerte. Objetivo, frío,.. Una especie de notario enano. Representa a la verdad, sin concesiones. Y la Verdad siempre está desnuda.