Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

martes, 2 de junio de 2009

La carta

Creo que fue esta mañana, en la tertulia que mantenemos unos pocos amigos, cuando le comenté a Luis que me había quedado en blanco, que carecía de ideas que desease transmitir a los demás a través de Turulato.

Cosas de la vida... En seis meses mi mujer ha perdido a su madre y a su hermano mayor; el hermano que le queda padece un cáncer de pulmón. Dentro de unos días se oficiará una misa por su descanso y el sacerdote, que no conocía a los fallecidos, pidió que se le escribiese una nota sobre ellos, para que sus palabras tengan cierto fundamento.

Mi mujer escribe a lo antiguo, a lo bello, a mano, descubriéndose en sus rasgos, unas veces nerviosos, otras rápidos, en ocasiones alargados... Luego me ha pedido que pase sus palabras por correo electrónico a la parroquia. La carta manuscrita se la ha guardado ella..

Y es que en lugar de dar alguna referencia o resaltar algún momento de la vida de su familia, lo que ha hecho es escribir una carta a su madre y a su hermano. Y, como solíamos hacer cuando escribíamos cartas, al final se ha despedido de ellos...

Así que me he sentado ante el ordenador y he ido pasando a máquina su carta. (Acabo de quedarme quieto, sin hacer nada, mirando la pantalla..) Me he ido sumergiendo poquito a poco en un baño de dolor. Ella, palabra a palabra, ha ido reviviendo la vida de quienes quería y, según lo hacía, ha ido sintiendo el dolor... Se nota como despacio va rasgando el alma de quien escribe.

Y yo he ido, letra a letra, aprendiendo a vivir. ¿Qué más queréis que os diga?. Que el dolor hay veces que convierte algo en belleza. Que hay sufrires que no son del cuerpo y bailan en lo más íntimo, en el alma o como queráis llamarlo. Y que el silencio es la residencia de la belleza más delicada.

8 comentarios:

Silvia dijo...

En otras ocasiones, tú con tus letras nos has enseñado un poquito a vivir, con tus pasiones, tus dolores, tus alegrías y tus cabreos. Así que cuando vuelvan las ideas, seguiremos aprendiendo a tu lado si nos dejas.
Hoy, con tus palabras, has sido capaz de transmitir esa misma belleza de la que hablas.
Muchas gracias
Un abrazo

MalditosTacones dijo...

El alma, que tan poco se acostumbra a los "sufrires" en estos tiempos que corren, necesita, a veces, por algunas cosas, con algunas personas, sufrir lo justo para sentirse viva, para saber que aún nos pertence y que seguimos siendo, a pesar de estar vivos, seres animados (el por quién es otra historia).

Mi dolor, querido Turulato, lo estoy lamiendo despacito; en parte lo estoy transmutando para hacer de él algo útil.
Todo dolor, sobretodo el referido a la pérdida de un ser querido, es una oportunidad única de aprendizaje y hay que saber aprovecharlo.

Hasta ahora no te había dado las gracias: gracias, por tus palabras, por ser y estar.

Salud.

Marian dijo...

Sé que pasará este tiempo,
cubierto de heridas frescas
manchado de lágrimas ahogadas
que el viento pastorea cuando llega la noche.
En algún lugar he visto esas manos de mujer
como alas tibias posarse en tus hombros
existe un alfabeto en ellas
la vida se adivina en sus dedos
y yo los oigo ahora que la torre de los recuerdos
baja o alta, se agacha hasta su sangre
y levanta en cada letra grabada en el centro del alma
nidos y caricias para esos cuerpos donde ya no hay nadie.
Sé que pasará este tiempo
tercamente escondido en los finales.
Callar puede ser una música
aunque cerremos las ventanas
y bajemos la mirada
Sé que pasará este tiempo
y llegará otro; tal vez mañana
sereno, como el anuncio del alba.

Un abrazo… alojado en ese silencio

Anónimo dijo...

Pero Turulatito, no te nos aberronches porfa,que se suponía que tú eras el de yosoysupermachoteynadameafecta.Pues no te digo ná si ahora te quedas mudo con lo que nos haces disfrutar y meditar con tus hermosísimos escritos!!
Hasta prontito,besos .Mer.

Diana dijo...

Hola Turulato, llegué a este lugar porque buscaba información sobre el Erecteion para un trabajo de Arte y desde entonces pasaba de tanto en tanto a leer alguno de tus escritos, que gusto da leerlos! y hoy me encontré con este, tan cercano que incluso puede sentirse ese dolor, y he recordado hay quien dice que a través de las palabras el dolor se hace mas tangible, que podemos mirarlo como a una criatura oscura...Pero yo siempre he creído que el dolor que no encuentra palabras para ser expresado es el mas cruel, mas hondo, el mas injusto...
Un saludo norteño y hasta pronto!

Tha dijo...

Casi siempre el dolor nos hace surgir la belleza y es un lenguaje que todos, en alguna medida, comprendemos.
Un abrazo.

Manolo dijo...

A mí me parece también que hay veces en que uno no tiene ganas de actualizar el blog por la razón que sea. Eso no quiere decir que lo dejemos.

Si no muriésemos la vida no sería tan bella.

Saludos

Kalia dijo...

Lo decía ayer nuestra anónima favorita: "no se pueden comparar los dolores del cuerpo con los sufrimientos del alma".

Es difícil la belleza, pero es que, además, muchas veces es dolorosa. Pero si el alma duele es porque su presencia lo abarca todo, se acompasa, adquiere la forma de cuanto le rodea. Duele, luego existe.

Aunque tarde yo ahora también puedo dar forma al sentimiento e intento torpemente modularlo mediante la palabra.