Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

martes, 15 de abril de 2008

Excma. Sra. Ministro de Defensa

Vaya por delante que no hay intención alguna en el título de burlarme de la recién nombrada. Ocurre que uno tiene su manera de ver las cosas y procura proceder en consonancia. Hace más años de los que quisiera recordar me encontraba en L'École de Spécialisation de l'Aviation Légère de l'Armée de Terre en Dax, Aquitania. Y como uno, modestamente, representaba a España y a todos ustedes, fue acompañado por el oficial que l'Armée (*) de Terre había designado como su enlace (**) a saludar al alcalde de la ciudad.
Cuando nos recibió, aprecié el exquisito protocolo con el que el oficial francés se dirigía a dicha autoridad. "Monsieur le Maire". Nada de alcalde a secas ni zarandajas por el estilo; cuadrado y absolutamente educado, el oficial francés no tomó la iniciativa verbal, limitándose a responder cuando se le preguntaba, sin atreverse a tomar libertad alguna.
Y entendí muy bien por que se comportaba así. No estaba ante una persona ni un político concretos. En un acto oficial estaba ante la totalidad de los habitantes de Dax, personalizados por Monsieur le Maire. Y tantos franceses imponen y merecen respeto.
Cuestión que no entendió nuestro Presidente de Gobierno, cuando se mantuvo desconsideradamente sentado al paso de la bandera que representa a todos los ciudadanos de los Estados Unidos de América. Que merecen respeto.

Así que nuestra actual Ministro de Defensa es la Excelentísima señora doña Carmen Chacón. Los periodistas han destacado que es mujer y que está embarazada. Me resulta absolutamente indiferente.
Veamos. Las Fuerzas Armadas tienen entre 140.000 y 150.000 militares profesionales, a los que habría que sumar los civiles contratados en régimen de Derecho Administrativo y los que lo están por contrato laboral. Creo que podemos afirmar que se trata de lo que en economía se califica como "gran empresa".
El presupuesto del ministerio durante el año 2007 se elevó a 8.052.758,14 (miles de €). Mantiene tropas en operaciones en Bosnia-Herzegovina, Kosovo, Afganistán y el Líbano. Y de él dependen el Centro Nacional de Inteligencia, las cuestiones de personal de la Guardia Civil y y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial "Esteban Terradas", aparte de otras menudencias.
Sus decisiones implican consecuencias importantísimas para España en cuestiones de seguridad territorial, relaciones internacionales, I+D, y lucha antiterrorista.
¿Entienden por qué carece de importancia para mí que sea mujer?. Me importa que sea capaz de negociar al máximo nivel de complejidad lingüística en inglés, y trabaje con fluidez en alemán y francés (y no pido nada que no exista en mi familia).
Que tenga gran experiencia en alta dirección y gestión económica, tanto dentro de la economía pública como la privada. Que se maneje con soltura y tenga profunda experiencia en nuestra Administración Pública.
Que asuma que quien dirige a las Fuerzas Armadas, al igual que debe exigirse a todos los que ostenten cualquier mando en ellas, carece de cualquier derecho propio si antes los soldados no han visto satisfechos los suyos. Cuestión no baladí: Puede morir quien sustituye a una compañera que disfruta su permiso de maternidad. Y digo yo que también tendrá derecho a vivir. Y en los Ejércitos ha sido esencial durante la Historia que cada palo aguante su vela..
He oído que su nombramiento es un gesto. No se que es eso. En asuntos en que cuarenta millones de personas se juegan tanto no entiendo los gestos.
Y si nada de esto les convence, les preguntaré: ¿En la vida diaria contratan a alguien para un buen trabajo sin "mirarle hasta los higadillos"?; ¿es que a sus hijos les hacen "gestos" para obtener un trabajo?; ¿se dejarían operar ustedes por un cirujano que por todo mérito les informase de que es mujer y está preñada?; ¿gana el prestigio de las excelentes profesionales que hay cuando se promueve a otras mujeres por el mero hecho de su sexo -lo del género, en español, es otra cosa-?; ....
¿Es serio este país, antes conocido como España?.


(*) Armée, en francés, como Army, en inglés, no corresponden a Armada en español, que es la Marina de Guerra, sino a Ejército. Nuestra Armada corresponde al francés Marine National -La Royale- y al inglés Navy.
Y ya puestos, aunque comprendo que para algún periodista español pasar unos días en los Estados es el desideratum, "to arrest", en el derecho anglosajón, corresponde a la detención del derecho español, ya que el arresto en España es una sanción prevista y regulada en los artículos 35 y ss. de nuestro Código Penal; de manera que, aunque periódicos y periodistas lo afirmen por su santa madre, parece excesivo que un policía pueda, sobre la marcha y en plena calle, sentenciar a pena de arresto a un ciudadano en lugar de un juez, cuando lo que está haciendo es detenerlo.
Y como soy picajoso, el término "efectivos" tiene las acepciones que quieran, pero en los reglamentos militares -establecidos en consonancia con la normativa vigente- comprende la totalidad de los medios humanos y materiales en plantilla de una unidad o dispuestos al cumplimiento de una misión. Así que no queda más remedio que adjetivar: los efectivos del Ejército de Tierra son tantos soldados, más tantos vehículos, más tantos cañones, más....

(**) Un personaje curiosísimo. De empleo equivalente a un teniente coronel de Caballería, era hijo de un cordobés que había combatido durante nuestra Guerra Civil en el Ejército Republicano, a consecuencia de lo cual tuvo que emigrar a Francia.
Vestía el uniforme del Ejército Francés, si, pero hablaba un español perfecto con un fortísimo acento andaluz. Y, heredado de su padre, amigo del maestro, cubría su cabeza con un fantástico sombrero cordobés, en cuya badana figuraba la firma y una dedicatoria de Manuel Rodriguez "Manolete".
Juntos nos fuimos a ver torear a Paquirri y al Yiyo. Y por la noche intentaba enseñarme la manera correcta de bailar un pasodoble. ¡Y aún no he encontrado un español que baile mejor el pasodoble ni que entienda tanto de toros!.

13 comentarios:

Tha dijo...

Querido Turu... no hagas caso de habladurías y ya veremos los hechos :)
En todo caso, por muy mal que lo hiciera nuestra Excelentísima, no sería peor que alguno que no quiero ni nombrar. Casi seguro.
Besooo

Anónimo dijo...

Leo lo que usted considera que debiera ser el bagage profesional de la ministra para ser buena ministra. Llevo suficientes años en la administración para saber que en la empresa pública que es el estado no se le pide, ni siquiera se le mira, el CV al ministro de turno. Y así lucen los benditos cuando los sacamos allende nuestras fronteras.

Pero lo que más me molesta del nombramiento de esta señora, es su frivolidad e incoherencia ¿Cómo una pacifista declarada se permite el lujo de aceptar tal cartera ministerial? me parece una falta de respeto al ejército español y a esos hombres y mujeres que lo forman yo les tengo mucho respeto y admiración. Una chulería del Presidente y de ella misma a una institución que era de todo punto innecesaria. Además de parecerme una irresponsable y ambiciosa porque en su estado ¿qué va a primar? ser mala madre o mala ministra. Hacer bien las dos cosas a un tiempo me parece que aun no es posible.

Silvia dijo...

Turu, a tus preguntas del final, la respuesta a todas ellas es No.
Por lo que a mi respecta, me valen la capacidad y los méritos de alguien y no me importa si ese alguien tiene tetas o pene.
Y sus méritos para el cargo, no por haber conseguido más votos para el jefe en su terruño particular.

Tha, pues sinceramente espero que su gestión sea más eficaz que en el ministerio de la Vivienda.

Turu, una curiosidad, ¿aprendiste a bailar el pasodoble correctamente?

Besos

Oshidori dijo...

Magnífico tu artículo, Turu. Cabal y pleno de sentido común.
Los Ministros del Gobierno de nuestra nación son los gestores que administran nuestros recursos y nuestros impuestos. Son nuestros empleados y les exigimos, ante todo, profesionalidad. Si queremos profesionales del gesto contrataremos mimos, cómicos y piculineros.
Estoy hablando en Indicativo, pero sospecho que debería hacerlo en Potencial...

Anónimo dijo...

Me parece a mí que la gran mayoría
de "efectivos " pensarán lo mismo que tú,aunque quizás no puedan expresarlo tan claro,por aquello de la corrección politíca ,ya sabes..
Currinche.

Una maruja en internet dijo...

Caballero, si las Fuerzas Armadas son sólo una gran empresa, ¿que más dá quien la dirija? Hombre, mujer, embarazado o embarazada...Se supone que tiene que ser eficaz, como los demás dirigentes de las otras empresas.
Tiene cuatro años o... menos para demostrarlo, pero no me lo niegue.. q su artículo es porque es mujer, está embarazada y se ha metido en un terreno varonil.
Y al anónimo quiero decirle dos cosillas:
-se puede ser buena madre y una buena profesional, lo están demostrando todos los días millones de mujeres a pesar de algunos hombres.
-Si la mayoría de efectivos piensa "lo mismo" tienen dos opciones, irse a su casita o joderse :).
Y en cuánto a sus preguntas, sí, sí, sí, sí, sí y NO ni es serio ni quiero que sea :).
De todas formas dentro de cuatro años hay otra oportunidad :).

Cobre dijo...

Has empezado muy bien con lo de "Vaya por delante que no hay intención alguna en el título de burlarme de la recién nombrada", pero el resto de tu post no me cuadra con esa intención.
Me voy a ganar que algun@ me respondan a este comentario de un modo un tanto crispado, que tengo ganas de jolgorio, mucho sentido del humor y no me puedo callar mi opinión aunq esté en tu casa y sea opuesta a la tuya.

Primero he pensado q si hubiese sido hombre no hubieras sacado tanta puntilla (o ni tan siquiera hubieses escrito sobre el tema), como no lo has hecho con ninguno de los colegas masculinos de la Señora Chacón q ocupan otras carteras, pero luego he pensado q siendo sociatas... algo tendrías para criticar, osea q lo mismo me da q me da lo mismo, solo q la Excelentísima está de moda y es un objetivo fácil.

Me parece absurdo las vueltas y la importancia q se le está dando a este tema. Se está tratando como algo extrahordinario algo q tendría q ser de lo más normal. Y yo no sé si reír o llorar cuando veo a la gente tan impresionada o escandalizada con este nombramiento.

Y por último me voy a ganar aún más aprecios, q sigo con ganas de fiesta. De toda la vida las mujeres han sido capaces de sacar adelante su trabajo y su maternidad (por lo menos es lo q yo he vivido en mi casa y he visto en la mayoría de las familias q me rodeaban), es más ¿no es lo q hacen hoy en día millones de mujeres en el mundo?, ¡vaya!. Pero resulta q el hecho de q La Chacón vaya a ser madre la convierte directamente en una mierda de ministra y en una irresponsable... Estupendo. Claro q no se puede comparar lo de ser ministra con trabajar de cualquier cosa, si sq no sé en q estoy pensando!. Cuando me disponga a ser madre me plantearé no trabajar nunca más para no pecar de poca responsabilidad y sensated.
¿Pq no nos dejamos de zarandajas y le damos una oportunidad?, para criticar, si se lo merece, siempre hay tiempo,

Un besazo enorme , sin acritud y con muchísimo cachondeo, queridísimo Tururú!

Manolo dijo...

Y un presidente de Gobierno que sólo ha hecho vida de partido, y aquel ministro de fomento (ahora en otras lides) sin estudios universitarios y autonomías donde dan cargos técnicos a gente de "probada experiencia" sin titulación ni idea de lo que están haciendo y así.

Yo creo que España necesita algo como la École Nationale d'Administration y gente competente en el terreno político.

Esto es como al hacer la paella, si los ingredientes son malos, la paella no puede salir buena.

Saludos

Tha dijo...

Para el primer anónimo:
"en su estado ¿qué va a primar? ser mala madre o mala ministra"
Según eso ¿el mundo está plagado de malos padres y buenos profesionales o lo contrario? ¿solo vale esa afirmación si eres mujer?.
¡Qué pena que todavía haya quién piense así! qué pena...

Kalia dijo...

Me parece que, una vez más, el aparato de propaganda que asesora al Sr. Presidente, va consiguiendo sus objetivos. Me temo que lo que realmente se ha pretendido con el nombramiento de la señora Chacón como ministra de Defensa es que se hable de ello, que se polemice para situar ideológicamente a los ciudadanos en dos bandos. Unos serían los bienpensantes, los igualitaristas, los que se entusiasman porque una mujer alcance un puesto tan tradicionalmente masculino. Estos son los buenos, “son de los nuestros”, vienen a decir. De ese modo los otros, los que cuestionan la preparación profesional o cultural de una persona, su capacidad de gestión, sus declaraciones previas a propósito de las que otros hicieron, claramente ofensivas para España, etc., quedan automáticamente descalificados por carcamales. El propio Presidente destacaba los criterios para su elección en los debates previos a su investidura. En definitiva, la Sra. Chacón ha sido puesta en su cargo por dos méritos principales: ser mujer y estar embarazada. Desde luego son dos circunstancias fantásticas en las que se encuentran en este momento algunos miles de mujeres españolas. Así que algún otro mérito tendrá. Pero eso nadie nos lo ha dicho y su currículo tampoco lo acredita, a lo que parece. Y no nos engañemos, hay otras mujeres en el Partido Socialista con bastante bagaje a sus espaldas que se han quedado sin ninguna cartera ministerial.

Creo que a estas alturas nadie en su sano juicio puede mantener, sin hacer el ridículo, que para realizar una tarea de gestión es mejor un hombre, por el hecho de ser hombre, que una mujer, por el hecho de ser mujer. Ni tampoco que una mujer puede ser a la vez madre, con niños muy pequeños, y buena profesional (es difícil, reconozcámoslo, pero posible para aquellas personas con gran capacidad). Pero no se trata de esto. Lo que me parece lamentable y opuesto a la pretensión de igualdad es precisamente que alguien ocupe un cargo público por razón de su sexo, en lugar de por razón de su valía. ¿En qué quedamos, es o no secundario el sexo al que uno pertenece para realizar una tarea ciudadana o profesional? Claro que otros ocupan altos cargos ministeriales en razón de su amistad personal con el Presidente, y otros vaya usted a saber por qué motivos. Pero eso es otro asunto.

Desde luego yo, que soy mujer y que desde hace muchos años he creído firmemente en las posibilidades en todos los terrenos de la condición femenina, no estaría muy orgullosa de mí misma si creyera que el mejor mérito que han encontrado para ofrecerme un cargo de responsabilidad es el hecho de que sea una mujer y de que en ese momento esté embarazada.

Marian dijo...

Hay una cosina que no entiendo… El aldabonazo de mi paisano me parece “efectista” pero dudo que sea eficaz. A mi entender fuerza el remedio… pero, tal vez, ese remedio sea peor que la misma enfermedad. ¿Realmente era necesario colocar a la Sra. Chacón de diana?. Vale, sarna con gusto ya se sabe… Me pregunto si no hubiera sido más coherente, puesto que ya se barajaba la posibilidad de que una mujer ocupara ese puesto, que no nos hicieran el favor de ponerla en el “candelabro”y que el predicar con el ejemplo fuera tan sencillo como promocionar a una mujer que por ejercicio, méritos y experiencia ya gestionara los dineros, las decisiones y el personal de los tres Ejércitos, que hubiera pasado la prueba del algodón, el chaparrón mediático y que conociera el funcionamiento, la disciplina y el funcionamiento de este Ministerio… Si, hombre sí, que la conocemos… que no sale en la tele mucho… una tal ¿Soledad López? ¿Qué quién ye? Anda, pues la que hasta hace dos días era Secretaria de Estado de Defensa.
Sería bueno que no nos dejáramos manipular por los que mejor venden, a la larga, son los que peor sirven.

Turulato dijo...

¡Qué mal lo tienen las mujeres!. Su falta de preparación, en unos casos, y siempre de oportunidades, hace que se decanten por gestos y símbolos, sin asumir que estos son solo una forma de torearlas, pues quien hace el gesto tiene en su mano dejar de hacerlo, mientras que, si lo que se reclama es la estricta aplicación de méritos, el poder termina pasando de quien lo ostenta -el del gesto- a quien exige lo ganado con su esfuerzo.
¡Basta de vivir de concesiones y favores e intentemos de una vez vivir de derechos!
Además nadie parece haberme prestado atención.
En este país de navajeros, donde prima la pasión propia antes que el entendimiento ajeno, siento que no me han leído despacio; si lo hubiesen hecho se darían cuenta de que pido, primero, que se respete la figura de quien representa a una institución, a muchas personas. Luego, expongo que hay que ser exquisito al elegir la competencia del individuo que gestiona la política de Defensa, debido a las dimensiones y presupuesto de las Fuerzas Armadas, y a que desarrollan actividades muy comprometidas para el Estado.
Y termino diciendo que la única justificación de la competencia de un ministro de Defensa no puede ser, solo, ser mujer y estar preñada.
Y opino que en en cualquier Estado serio no se puede jugar, ni a hacer gestos al tendido ni a proclamar de palabra insensateces pasionales.
Me es absolutamente indiferente si es mujer, hombre o fauno. Solo quiero que de las órdenes oportunas para que tanto dinero se use bien, para que a nadie afecte la arbitrariedad, para que España tenga prestigio internacional y para que, dentro de lo humanamente posible, mis compañeros vuelvan sanos y salvos al hogar.
Creo que para mucho de mis comentaristas es mucho pedir...

Cobre dijo...

Para mi no es mucho pedir, Tururú, es más, si estoy de acuerdo contigo!, pero dar por hecho algo antes de q suceda... Tiempo hay para criticar si lo merece.

Pero sigo pensando q No está donde está por estar embarazada. ¿Que igual lo está por ser mujer? y? eso es malo?, pq no pensar q puede ser una mujer tremendamente válida para el cargo y q por eso la han colocado ahí en lugar de pensar en retorcidos gestos?, no?.

Sabes q a mi los sociatas me la pinflan, Turu, y q si les tengo q criticar lo hago sin problemas, q a mi no me engañan y no soy una oveja, pero cuando no encuentro motivos para ello, lo digo.

Y no te enfades, hombrepordios!. Con lo reguapo q estás cuando sonríes!