Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

jueves, 5 de enero de 2006

"Cabeza Verde"



Cabeza Verde
Staatliche Museen de Berlín
Pizarra
22 centímetros de altura
Anónima
c. 350 a.C.

Comencemos centrándonos en aquella época.. Creo que sin gran esfuerzo recordaréis algunas imágenes realizadas por los egipcios, bien sean pinturas, relieves o esculturas.. ¿Las tenéis ya "in mente"?. Bien.
La regularidad de los rasgos, la calma del rostro, van bien con esas miradas asombrosas, que traspasan y se cargan de eternidad. Son imágenes hieráticas, muy respetuosas respecto a la divinidad, de manera que el autor tiende a sacralizar el resultado, depurándolo y ennobleciéndolo.
El modelado de las figuras es poderosamente sintético, los pliegues de las ropas son geométricos y hay abstracción en la concepción de las formas.
Casí todas las que conocemos corresponden a un tipo de arte que podríamos calificar como funerario o religioso, que se elaboraba para decorar templos y tumbas. La razón es clara; sólo han llegado hasta nosotros aquellas obras realizadas para durar.. eternamente, utilizando materiales resistentes al paso del tiempo. Así, el escultor egipcio prefería materiales como el granito, el basalto o el pórfido, que son duraderos y fáciles de pulimentar.
¿Y por qué?.Hasta el final del Imperio Antiguo primó la idea de que la inmortalidad y la bondad del mundo de ultratumba sólo estaban al alcance del faraón, al que se consideraba de carácter divino. Las clases altas, los sacerdotes y dignatarios de la administración se conformaban con disfrutar indirectamente de la vida eterna; en cuanto al pueblo, estaba totalmente excluido de la misma.
Con el tiempo, el asunto evolucionó y, en cierto sentido, se socializó algo más la vida de ultratumba, que podía obtener quien pudiera pagarse la preparación..

Recordemos sus creencias sobre "el más allá".. Para poder alcanzar la eternidad era preciso que se diesen ciertas bases materiales. Para que el Ka pudiese subir a los cielos era necesario conservar perfectamente el cadáver y disponer de alternativas físicas en caso de deterioro de aquel. Sí no se daba esta condición no era posible la vida eterna.
¿Y qué mejor representación del fallecido que una buena estatua?. Así que se desarrolló una estatutaria de características muy especiales, derivada de dichas creencias y que tuvo una importancia de primer orden.
El realismo fue la respuesta al problema de reproducir al difunto; era necesario que este doble del muerto fuera lo suficiente parecido a su modelo, para que el Ka lo aceptara como alternativa del cuerpo momificado. El artista reproduce las características de la raza en la conformación del cráneo, en la silueta nasal o en la delineación del ojo; pero afirma más rotundamente ese realismo al captar rasgos que personalizan la figura.
Por ser la cabeza la parte más significativa del cuerpo y que marca en mayor grado las diferencias entre un individuo y otro, obraron como si el cuerpo fuera un simple soporte de aquélla. En el rostro centraron toda la atención y esfuerzo, destacando lo más expresivo: la nariz, el mentón y, especialmente, los ojos, que para mayor efecto eran realzados mediante incrustaciones de piedras preciosas, cristal o cobre.

Durante la Época Baja (siglos XI a I a.C.), Egipto fue invadido en diversas ocasiones y por pueblos diferentes, lo que tuvo un claro reflejo en el arte. En el periodo Saíta (Dinastía XXVI), la búsqueda de nuevas formas expresivas dió como resultado soberbios retratos de ancianos, llenos de realismo.
El arte saítico o psamético representa un renacimiento o restauración de las épocas antiguas. Existe una diferencia entre las clases sacerdotal y culta (adinerada, por supuesto). La primera estaba unida al arcaísmo por motivos tradicionales. En cambio la clase culta se relaciona con retratos realistas y representaciones individualizadas del sujeto, como son los retratos que conocemos de diversos funcionarios.
Dentro de estos podemos mencionar el del funcionario Mentemhet, gobernador de Tebas en el siglo VII a.C. Sus quince estatuas y muchas inscripciones, amén de su enorme tumba en Deir el Bahari, hacen de Mentemhet -alcalde de Tebas, gobernador del Alto Egipto, Sumo Sacerdote de Amón, etc.- uno de los personajes mejor documentados de su época. Vivió en los últimos tiempos de la dinastía etíope, en toda la etapa de la dominación asiria e incluso en el advenimiento del Periodo Psamético, a lo que coadyuvó eficazmente.
Del mismo tipo son también las conocidas como "cabezas verdes", talladas, normalmente, en granito oscuro y que resultan ser las obras más bellas de la Época Tolemaica, en la que ya se aprecia la influencia de la cultura griega, a pesar de que no había llegado a fundirse totalmente con la nativa .

La Cabeza que os muestro corresponde a un hombre entrado en años -pero no viejo-, en la línea del busto de Mentemhet. Es más bien el retrato de un tipo humano (¿sacerdote, quizá?) revestido de gran autoridad que el de un individuo concreto. La absoluta simetría de los pliegues del ceño, de las patas de gallo de los ojos, de las arrugas labio-nasales, no corresponde a un fiel retrato del natural; en la realidad no somos tan "equilibrados"....
Me he permitido "jugar" con el contraste y con la luz. Poca cosa. Espero que así podáis apreciar mejor esta obra.

14 comentarios:

Consumidor irritado dijo...

Tengo sobre la mesa de trabajo una postal de esta escultura, siempre me ha encantado, pero de tanto verla habia pasado a mirarla de forma rutinaria. Gracias por ayudarme a recordar porque esta ahi y a verla con otros ojos y nuevos sentimientos.

Espero que los Reyes hayan sido generosos contigo.

Marian dijo...

Interesante la escultura que nos muestras, acostumbrados a representaciones hieráticas concebidas para ver de frente(se agradece este plano lateral).Existe otro busto en el Museo de Boston del s.IV a.c, "Cabeza de sacerdote" de un extraordinario parecido.Eso refuerza la idea de que no se trata de un retrato concreto, sino de un tipo de personaje, el sacerdote.Por otra parte,el ideal de la longevidad para los egipcios,sólo lo lograban los hombres tocados por la sabiduría y eran merecedores de veneración, deificación y distinción postrera.
El hecho de que se marquen las arrugas, las ojeras, etc. y sin embargo no sea la representación de un anciano, tal vez responda a que la esperanza de vida de la época se situaba en 35-39 años para los hombre y 35 para las mujeres.

Un abrazo con Roscón de reyes incluido :)

leodegundia dijo...

Yo también conocía otra que supongo es a la que se refiere Marian, que procede de Sakara, pero esa está esculpida en basalto azul y aunque tienen un parecido las dos, la que tú nos muestras es a mi entender mas bonita que la otra, tiene una expresión menos dura.

Caboblanco dijo...

Buenas tarde Turulato ¡espero que los reyes hayan sido justos con vosotros, y que vuestros salones estén repletos de papeles de inservibles papeles de regalo!

En cuestiones de arte egipcio soy aún más neófito de lo normal, es más, no conocía la obra que nos presentas. Poco puedo aportar. Tan solo conozco algo de arquitectura perteneciente al Imperio Nuevo. Si me resulta familiar, en cambio, la mirada típica de este tipo de arte, tan perdida, tan inexpresiva, tan dura... y tan dulce.

Dianora dijo...

Si esa cabeza es la representación de un sacerdote, hablamos de un faraón? Recordemos que en Egipto, sólo los faraones pueden comunicarse con los dioses. Como hay muchos templos, los faraones "delegan" su actividad a otros "sacerdotes", teniendo en cuenta que sólo el Faraon tiene la capacidad de Comunicación.
Vemos que esta estatua tiene la cabeza rapada ya que tenían que purificarse antes de entrar en el templo (concretamente antes de entrar en la habitación que guarda la representación del Dios). Para ello, se afeitaban la cabeza, se daban un baño en el lago del templo y se enjugaban la boca con agua salada.
Me gusta especialmente la expresión que le da esas patas de gallo.
Felices Reyes a tod@s

nina dijo...

El arte egipcio busca lo general, lo meramente circunstancial, puesto al servicio de los dioses y reyes de Egipto.Su lucha en el arte se basaba en encontrar un canon de belleza que le sirviera en cualquier instante y para cualquier lugar.Los artista egipcios no plasman una imitacicón del modelo,sino al modelo mismo, no son reflejos sino dobles de los seres o cosas reales.
Entre las características destacan:
-Superficie plana.- Denominada ley de la frontalidad. Si la escultura es un bulto redondo la forma de la piedra es un bloque prismático.
-Perfil.- No lo aplican a todas las partes del cuerpo,en un rotro de perfil el ojo siempre esta visto de frente asi como los hombros. En represntaciones femeninas aparece un solo seno de perfil.
- Canon.-el cuerpo es la síntesis de dos proyecciones , la de perfil y la frontal.
-La concepción del espacio.- El egipcio no llegó a tener un concepto cognitivo del espacio, sino existencial que está determinado por los centros, por los lugares y por los caminos.
La escultura va evolucionando a través de periodos :
-Imperio Antiguo
-Imperio Medio
-Imperio Nuevo Es en este periodo el arte egipcio se encamina hacía una captación más realista y por la coexistencia de distintos estilos que nos permite hablar de clepticismo(solución que evite los extremos opuestos), se recupera el equilibrio de lo clásico y la coherencia formal.En la baja época perduran los retratos de edad, "cabeza verde" cabeza de hombre de la época saita cuando Sais era la capital de Egipto (recuperada de la invasión asiria junto a otras cabezas), realizada en basalto pulimetado de color oscuro o verdoso y corresponde a la XXVI dinastía, que se halla en Berlin; su compañera, más pequeña, el busto de Mentomenhot en el museo del Cairo y algunas testas repartidas por distintos museos.
El primer desacuerdo entre el gusto de los griegos y los egipcios. Los griegos preferían el marmol por su blancura consiguiendo los mismos efectos con un mínimo esfuerzo.
Contemplando la cabeza verde no podemos dejar de admirar las orejas, cejas, ojos y las arrugas para mi , son de persona mayor un poco acentuadas, pero preciosas. El tema es de ensueño y Turulato lo ha bordado. Una cosa, Tutankhamon también es cabeza verde, lo he leido no se donde,¿puede ser cierto? un abrazo Nina

Rachel dijo...

Simplemente quería avisarte de que mi blog cambia de dirección. Ahora es http://www.raquelonline.tk.

Besos grandes. Feliz año.

Turulato dijo...

Os pido perdón pero tengo una bronquitis que me está "dejando para el arrastre". Seré escueto. Disculpadme.
"Consumidor" gracias. Me han traido libros; un gran regalo.
Marian tus palabras completan muy bien el artículo.
"Leo", Saq(kk)ara es la primera construcción conocida en piedra labrada. Se cree que fue levantada hacia el año 3000 a.C. por el arquitecto y sabio Imhotep –sacerdote e hijo del faraón-, de quien se han encontrado varias estatuas pequeñas de bronce. Parece ser que levantó ese monumento para el faraón Z(h)oser, de la 3ª Dinastía, con el fin de que este y su familia tuviesen un enterramiento adecuado. Las obras de este área son de estilo muy distinto.
Luís olvídate de la Historia. Eres un artista.
"Dianora" el faraón era de estirpe divina, casi uno más.. En cuanto a las salas, las esenciales de un templo eran cuatro: (Nombres en griego) "Hipetra", normálmente un patio columnado donde los fieles presentaban sus ofrendas; "Hipóstila", sala de recogimiento ya dentro del templo; "de la barca", en recuerdo del tránsito del alma –Ba- hacia el más allá en busca de su unión con el cuerpo inmortal –Ka-; y "Cella" o santuario, reino de la obscuridad, donde está la estatua del dios y donde sólo entran los sacerdotes.
Nina "cabezas verdes" hay muchas, pues ese era el color de la estatua como consecuencia de la piedra empleada en la talla. Y si, "Tuta" está representado en una de ellas.
"Rachel" muchas gracias. Que tengas mejor año

Dianora dijo...

Chiquillo, encima que "nos cuidas" incluso con bronquitis... pides que te disculpemos? Sea al revés, caballero, por molestarle en sus horas de descanso.
A cuidarse.

nina dijo...

Se tenota a las mil leguas que estás malito, cuidate que la cosa de bronquios es delicada, cama, mucha cama y en dos días otra vez en la brecha ,lo digo por egoismo, es broma cuidate y un abrazo Nina

incondicional dijo...

Hola, ante tanta erudición, me coloco en la última fila y leo atentamente.
Gracias por tus lecciones magistrales, aquí y en el blog de Caboblanco.
Sana sana cucú de rana ;-)

Muralla dijo...

En primer lugar espero que estés mejor.
Luego, que toda la obra egipcia me encanta y emociona.
La expresión de seriedad, serenidad y sabiduría está, para mí, plenamente conseguida.
Tu lección, magistral, como siempre.
Bicos. Carmiña.

Turulato dijo...

"Dianora".. Sí una chica me llama chiquillo, logra que quiera ser bueno. Y yo aspiro a tener cada día peor genio. No arruines mi futuro.
Nina mis bronconeumonías(está ha sido flojita)impiden que me eche. "Tumban" mi cuerpo, pero no en la cama.
"Incondicional": "Cura sana, cura sana, culito de rana..". ¿Qué fórmula os gusta?. A mí la tuya.
Carmiña la expresión de la escultura creo que es la que ha escrito Caboblanco. Veo lo que tú, pero destaco lo que él; tristeza y dulzura.
Con vuestro permiso, voy a echar unas toses..

nina dijo...

Entre tus toses, que has llenado mi casa de microbios debiles, porque ha sido una bronconeumonianeumotórica debil, el peor genio, que no me lo creo, porque ese ya lo tenias, ahora es el de ogro y no se de pisotear una tripa estamos apañados y encima duermes colgado de un tendedero
no va a ver quien te aguante pero con la frase mágica verás como se te va el maligno, en fin que en vez de debil vienes hecho un toro pues bien venido.con mascarilla un beso nina