Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

lunes, 14 de noviembre de 2005

Ibn Rudmir



Estoy cansado, muy cansado.. Soy guerrero viejo; muchas cabalgadas he a mis espaldas... ¡Y muchas heridas, muchas!.
Así que queréis que os hable de mi señor Ibn Rudmir.. Parecéis aún en la mocedad; no sé sí confiarme a vos, aunque este pergamino os avala.. ¡Humm!. Doña Leodegundia de Onís es señora de alcurnía y sí ella confía en vos, haré lo mismo.
¿Cómo habéis dicho qué os llamáis?.. ¿Caboalbo de Madrid?. Minúsculo lugar; poco ha que lo conquistamos los cristianos.. En 1083, cuando pasaron las huestes de don Alfonso VI de Castilla camino de la reconquista de Toledo.. La mayoría ní sabe que existe; sólo era una remota aldea musulmana con un castillo defensivo.
Y decís que sóis escriba.. Seguro que terminaréis de leguleyo.. No son tiempos para vuestro oficio; fuera de los monasterios y de la Curia Regia se escribe poco.
¡Algo era ello!. Así que además de escriba realizáis otras labores. Bien hacéis, porque quien se dedica a lo que le gusta no suele tener hartazgo.
Y trabajáis para otro.. Ya veo. Conozco esos pequeños chamizos con mostrador a la calle, donde se atrae a los incautos...

Sabed que soy caballero del Temple y que por designio de mi Orden acompañé a mi rey y señor don Alfonso I -llamado "El Batallador" por lo mucho que guerreaba-, al que los musulmanes conocían como Ibn Rudmir -el hijo de Ramiro-, en todas sus campañas. Que fuí yo quien le recogió herido en el campo de Fraga y que, en unión de García Ramirez -señor que era de Monzón y hoy Rey de Navarra- le escoltamos hacia Montearagón y más tarde a... Ya os diré.

Don Alfonso aspiraba a la conquista de Levante y en particular de Valencia.. Dinero, vergeles, comercio.. En septiembre de 1125 salió de Zaragoza para realizar una profunda y prolongada incursión por Levante y Andalucía; pasó por Valencia, Denia, Murcia y Granada, hasta llegar al mar en Vélez Málaga.
Se apoderó en el año 1127 de Cella y más tarde de Molina de Aragón (1128), para asegurar los puestos fronterizos que le permitieran aventurarse de nuevo hacia Valencia. En 1129 emprendió una campaña contra los almorávides levantinos, venciéndoles en los Campos de Cullera. ¡Pero siempre tenía que retornar a sus lares!. Penetraba en su cabalgada en territorio musulman pero se sabía rodeado...
Dejaba atrás el reino Hudí zaragozano, hacia el interior de la península tenía siempre a los almorávides y a su izquierda, al este, el Mediterráneo... Así nunca iba a lograr conservar lo conquistado. A los musulmanes les bastaba con cortarle la retirada para dejarle encerrado en una bolsa en la que él solo, Alfonso, se había encerrado.

Sólo había un camino. Penetrar por el norte del reino Hudí hacia Lérida, para desde allí abrir una vía hacia el mar bajando hasta Tortosa. Así no tendría que preocuparse del flanco norteño ní de su retaguardia, que eran cristianos. Con vigilar lo que pudiera amenazarle desde el sur bastaba...
La "llave" era Fraga.... Sí la conquistaba y la mantenía, era muy posible que viese realizado su sueño.
Recelaba del Conde de Barcelona, aliado de Castilla. Un condado que buscaba siempre aliarse con alguno de los reinos para obtener ventaja...
En realidad era lógica aquella alianza pues tenían la misma identidad... Castilla era así conocida por sus castillos y castellanos se llamaba a sus naturales. Y por castellanos, asimismo, se conocía a los defensores de la antigua Marca Hispánica.. Lo que ocurre es que en su lengua altomedieval castellano se dice "castlán" y de ahí que ahora les llamemos catalanes, que es la forma en que lo hemos traducido.
Pero Castellano es Castlán como Cataluña es Castilla. ¡La misma e idéntica cosa en cuanto a su significado!.

Estábamos pues a la vista de Fraga.. Los cronistas siempre han alabado su castillo y la fortaleza de sus murallas, que, unidos a la red de túneles bajo sus calles y casas, hacían que la ciudad fuese casi inconquistable. Por ello, el rey Alfonso decidió recurrir al sitio e intentar rendirla... Pero los habitantes se sabían protegidos y sólo cederían cuando les apretase el hambre..
A los seis meses de asedio ocurrió un hecho notable y es que se presentó un monje francés, con ojos de loco o de iluminado, y díjole a Alfonso: “Yo invocaré a Dios contra ellos, se derrumbará el castillo y lo tomarás al asalto”.
El Batallador, como estaba cansado del sitio, le creyó y accedió a sus propósitos. El monje se subió a una colina próxima a las murallas desde donde empezó a dar grandes voces invocando a Dios para que dejara caer toda su cólera contra los musulmanes. Pedía que ocurriera lo que la Biblia dice de la ciudad de Jericó y que se derrumbasen los muros de Fraga.
Mientras el monje daba gritos y gritos, el ejército sitiador permanecía en silencio, esperando los más crédulos que los muros se cayesen, y los fragatinos se asomaban a las murallas durante aquella feria de alaridos por la diversión que les proporcionaba.
Finalmente, cansados de sus peroratas, unos guerreros alistaron un potente almajaneque, en el que colocaron una gran piedra y, cuando el monje descansaba, enfilaron el aparato hacia el francés, apuntando bien.
Dispararon en el preciso momento en que daba los alaridos más fuertes invocando a Dios contra los musulmanes y, aun no sabiendo las razones, creo que el Supremo Hacedor se indignó con él cansado de tanta invocación para hacer el mal, pues cuando pronunciaba Su Santo Nombre se escucho el silbido de la piedra y esta le dió de lleno, partiéndole por la mitad.
Este episodio contribuyó a levantar la moral de los defensores, pues ocurrió en los días en que se comenzaba a racionar la comida.

Cuando llegó ese momento, el gobernador de Fraga solicitó permiso a Alfonso para enviar un correo a Valencia donde residía el Emir Yahya ibn Ganiya, que era uno de los mayores héroes musulmanes y gobernador general de Sharq al-Andalus, o sea la mitad oriental de España.
En ese mensaje decían los sitiados que si no eran socorridos, cuando se encontrasen sin comida “Entregarían la ciudad al hijo de Ramiro”.

Yahia ibn Ganiya reaccionó inmediátamente cuando recibió el correo de Fraga y convocó a sus mejores huestes; a la par, comenzó a negociar una tregua con el Conde de Barcelona y puso al tanto de lo que ocurría al Emir Ali ben Yusuf ben Taxufin, que gobernaba Al-Andalus en nombre de su padre, y que al enterarse mandó desde su residencia cordobesa una hueste de dos mil jinetes mandados por Zubayr el Lantuni, junto con una gran provisión de víveres.
Cuando se acercaban las tropas cordobesas, el gobernador de Valencia y Murcia -Yahya ibn Ganiya- acababa de firmar la paz con el conde de Barcelona Ramón Berenguer IV, por lo que pudo unirse a la columna con quinientos jinetes y cierto número de tropas de a pie. Finálmente, el gobernador de Lérida Ben Iyad se incorporó con otros doscientos jinetes y unos trescientos peones.
Los musulmanes llegaron a la vista de Fraga.... La vanguardia la mandaba Yahya ibn Ganiya, el centro Ben Iyad y la retaguardia con los víveres Zubayr el Lantuni..





Nuestros ojeadores, que habíamos desplegado por los territorios aledaños, nos informaron de la llegada de los refuerzos musulmanes. "El Batallador", fiel a si mismo, no sintió sino desprecio hacia la hueste musulmana y dijo a los suyos: ¡Id a recibir el regalo que nos traen esos infieles!.

No es cierto, como han dicho malas lenguas, que los caballeros aragoneses se hubiesen alejado del sitio para descansar en sus lugares. Verdad es que estábamos cansados del asedio y que el inicio del verano de 1134 había llevado a algunos a pedir licencia al Seor don Alfonso; pero eso no significa que hubiesen dejado solo a su rey y señor...

Pero volvamos a lo ocurrido.. Ibn Rudmir, no obedeciendo más que a su orgullo y valentía, mandó contra los musulmanes un fuerte destacamento que ellos dejaron llegar sin moverse, para que se distanciase del resto del gran ejército aragonés.
Los musulmanes combaten de manera distinta a nosotros. No cargan de frente, pues su caballería es ligera y muy diferente a la nuestra, pesada por las armaduras de jinetes y monturas.
Sabedores de que no pueden chocar tieso contra el enemigo, emplean sutilezas y añagazas. La más común es disponer una pequeña hueste en terreno descubierto, que se esfuerza en ser vista y provocar a los cristianos.
Cuando estos, engallecidos por su fuerza superior, cargan, los almorávides se repliegan.., pero sin perder las distancias, de modo y manera que el acosador crea que tiene la presa al alcance de la mano..
Y llegados al terreno propicio, elegido préviamente por el emir, la hueste se abre a los flancos como alas de alimoche que inicia el vuelo y la carga cristiana dase de frente contra lo más principal y granado de las fuerzas musulmanas...
Así llegó la sorpresa.... Nuestros caballeros habían "fecho" galope tendido a sus caballos revestidos de hierro, cuando la caballería ligera musulmana se abrió por sus flancos y dejoles cruzar por entre ellos..
Los caballos habíanse cansado en aquella carga.. Ese fué el momento elegido por Ben Yyad para atacar.. Consiguió romper las líneas aragonesas y los nuestros debieron "volver grupas" para salvar sus vidas..
Sabedor de lo que estaba pasando e indignado por lo ocurrido, "El Batallador" avanzó y atacó a Ben Iyad con todo su ejército, deteniendo la embestida musulmana y presionándoles con tal intensidad que a duras penas aguantaban. En ese momento, Yahia ibn Ganiya acudió en socorro de Ben Iyad, consiguiendo que las líneas almorávides resistieran un poco más....
¡Ahí vino la gran sorpresa!, pues entonces salieron todos los habitantes de Fraga, con su gobernador -Shad ben Mardanis- al frente de las tropas que guarnecían la fortaleza. Hombres mujeres y niños se arrojaron contra el campamento aragonés, en nuestra retaguardia,... Los hombres y los niños luchaban contra algunos pocos de los nuestros que lo defendían y las mujeres saqueaban cuanto encontraban entre nuestros víveres e impedimenta, portándolo hacía el resguardo de sus murallas.
Alfonso no daba crédito a lo que pasaba en su retaguardia y la confusión empezó a hacer mella en nuestros adalides. Al ver esta confusión entre los cristianos, el emir Zubayr el Lantuni abandonó víveres e impedimenta y atacó con el resto de su hueste.
Era el momento crucial de la batalla.. Y fué el punto en que se vieron frente a frente los dos héroes: Alfonso "El Batallador" y Yahya ibn Ganiya "El Córdobés"...
Bien lo ví.. Guardábale yo las espaldas.. La lucha entre ambos paladines fue encarnizada, hasta que Yahya hirió a Alfonso.. Sus fieles -poco menos de una docena-, viéndole en el estado que quedaba por sus heridas, le retiramos de la palestra, lo que decidió la victoria a favor de las armas musulmanas.. Era el 17 de Julio de 1134.
Usando el mandoble salimos de allí.. Yo tenía una misión encomendada por el Maestre... Los otros confiaron en mí, pues podía asegurar refugio a don Alfonso.. Ellos sabían del poder del Temple..
Paramos en Montearagón, si. El estado del rey lo exigía. Luego fuimos a Zaragoza.. Pero mis instrucciones estaban claras... San Juan de la Peña nos aguardaba..

Don Alfonso se había considerado siempre un cruzado. Aspiraba a dominar los puertos del Mediterráneo, especiálmente Tortosa y Valencia, para poder embarcarse hacia Tierra Santa. Para ello, había creado una orden militar en Monreal del Campo, que debéis considerar como la primera orden militar española. Era nuestro aliado y el Temple ayuda...
¡Mi monasterio, mi viejo monasterio, donde yo era uno de los Guardianes..!. ¿No entiendes escriba?. En La Peña guardamos el Santo Grial, la Sagrada Copa, la que utilizó Nuestro Señor Jesucristo en su Última Cena...
Y allí está, a la vista de todos y oculto de cualquiera. Guardado por las "Claves", que sólo los iniciados pueden llegar a descifrar.. Pero para ello deben dominar toda iconografía y el lenguaje de los Símbolos. Sólo así se acercarán a los Guardianes.. Y sí su corazón es puro y está límpia su alma....
El Temple no podía dejar de ayudar a quien le cedía su reino en testamento. Tampoco podía dejar pasar la oportunidad de tener un reino...
Así que los Guardianes le regalamos la curación... El poder del Grial... Y le convencimos de que cumpliese en aquellos momentos su sueño. Sí Nuestro Señor le devolvía a la vida, él -Alfonso "El Batallador"- debía peregrinar a Tierra Santa en acción de gracias..
La Orden dispuso lo conveniente.. En Septiembre de aquel "mesmo" año de 1134 moría en Zaragoza "el su gemelo".... Y según disponía el Testamento Real, los Templarios pasarían a ser coregentes de Aragón. Pero esta ya es otra historia escriba...

Años después, siendo Reina de Aragón Doña Petronila, se presentó un hombre diciendo que era Alfonso "El Batallador"....
Y ocurrió que todos los testigos de su edad que fueron llamados a reconocerle coincidian en que era este, del mismo porte y facciones del Rey dado por muerto.
Como el testamento de Alfonso habia sido por demás complicado, sino inaplicable y en consecuencia desobedecido, doña Petronila "cortó por lo sano" e hizo ahorcar al pobre hombre, quizás su tío y puede que su Rey...
Se le ejecutó en sigilo, y enterró aún con más sigilo, en Montearagón, siendo mudado luego varias veces, hasta que se trasladaron definitívamente sus restos a la Iglesia de San Pedro el Viejo de Huesca.

Sólo los Guardianes saben la Verdad....

19 comentarios:

Marian dijo...

!!!Apasionante!!!.Soy una de las afortunadas que disfruta de este duelo de titanes que habeis montado el "Triunvirato" como bien dijo Incondicional. Que tiemble el autor del famoso "Código...".
Un saludo

Dianora dijo...

Qué gran regalo, ésto, y todo lo que le rodea...
¿Publicar un comentario en la entrada????
...Y qué más se puede decir...
Besos.

leodegundia dijo...

Doy gracias al cielo porque mi señora Doña Urraca ya había partido de este mundo cuando acontecieron los hechos que acabáis de relatar, evitando así el dolor de estos tristes acontecimientos, pues a pesar de lo que se contaba de la relación entre ambos, ella le amó desde el primer momento y le hubiera resultado muy penoso conocer el triste final de Alfonso y más si como decís existen esas dudas sobre como se produjo en verdad su muerte.
Si alguien duda de lo que el narrador relata sobre esta segunda muerte de Alfonso, le diré que yo que algunas veces puedo ver el futuro, puedo contar que tiempos vendrán en los que a otro rey, esta vez de Portugal, le sucederá algo similar; me refiero al rey Don Sebastián, sobrino segundo Felipe II de España, que habiendo desaparecido en una batalla, se presentó años después y fue ajusticiado. Pero eso es otra historia.
Es de agradecer la minuciosidad con la que hicisteis el relato pues en estos tiempos las noticias llegan con mucho retraso y no siempre por boca de alguien que como vos todo lo vivisteis en primera línea de batalla y por eso os muestra su agradecimiento Leodegundia de Onís.

Anónimo dijo...

Menuda boquita que Dios te dió.

Me he creado una bitácora, espero que me visites algun dia
http://www.lacoctelera.com/nina/

Caboblanco dijo...

No tengo otras palabras que no sean de agradecimiento... de verdad; Me he sentido querido y halagado... y valorado. No sabría decir más..

Sobre el texto, ya te contaré..

Un fuerte abrazo

muralla dijo...

Me ha entusiasmado la historia y he disfrutado mucho leyéndola.
Me lo imagino en ese maravilloso lugar que es S. Juan de la Peña y sonrío.
El temple y su leyenda. Las Cruzadas. Lo has ligado todo en una bella historia.
Gracias y bicos. Carmiña.

Caboblanco dijo...

Hola Turulato. Vuelvo para decirte que he leido el texto como quien lee la carta de viejo amigo... por eso solo te diré que "me alegro de que sigas bien..."

Un abrazo

Nina dijo...

He vuelto para decirte que resulta muy chuli leerte pero muy largo.

Grial dijo...

Genial!!!
Enhorabuena, leer historia resulta apasionante con vosotros tres ;)
Gracias por ampliar mis conocimientos, un beso :)
¡Buen fin de semana!

nina dijo...

muy interesante pero oscuro e imaginativo como la E M. Ahora que el nido esta vacío entiendo las luchas internas entre los herederos,padres e hijos, madres y hasta los sobrinos lejanos. No tiene que ver con lo que tu has scrito,¿pero te has dado cuenta los nombres tan bonitos y repetitivos que tienen los reyes? Alfonso I el Batallador, el Liberal, el Casto, el Magnánimo, el Benigno,el Sabio etc y los de las mujeres que me dices? Petronila, Berenguela, Fruela y Fafila( les va mejor a las mujeres ),Elberilda... buenas noches

Turulato dijo...

Gracias a todos. Lo que más me alegra es "ver" que habéis disfrutado.
Nina.., ¿me permites?. Decía Albert Einstein que las explicaciones deben darse lo más claras posibles, pero que no se puede ir más allá.
Quería decir que los límites de cada asunto están en su contenido y que sí los sobrepasamos, en aras de facilitar su "digestión", lo único que conseguimos es desnaturalizar aquello de lo que tratamos, y por ende impedir su comprensión y asimilación.
No te fíes nunca de quien te quiera "dar duros a cuatro pesetas", ní de quien te explique la teoría caótica con el vuelo de las mariposas.. Lo más probable es que no sepan muy bien de lo que hablan, pues suelen ser más de los que intentan ganar un adepto que de los que informan, y forman, a su prójimo.
En cuanto a lo narrado no deís por exacto lo descrito. Certeza sobre todos los detalles que ocurrieron no la tendremos nunca...
¿Pretendía "El Batallador" la toma de Lérida y buscó un "punto de apoyo" en Fraga..? Opino que si.
¿El contraataque musulmán iba más contra la amenaza general que en apoyo de Fraga..? Opino que si.
¿Tenía "El Batallador" suficiente información sobre las "Fuerzas en Presencia"..? Me sorprendería muchísimo que hubiese sido así.
¿Cuales eran las "Fuerzas en Presencia"..?
¿El grueso del ejército musulmán estaba ya en Fraga o el sitio es anterior...?
¿Donde fallece "El Batallador"..?
Para estas y otras muchas cuestiones que surgieron cuando leía sobre el asunto he encontrado demasiadas respuestas.., diferentes.
Y esta es la bibliografía que he utilizado, por sí queréis documentaros..
* "El Mallorquín" de Juan José Valle, ediciones Apóstrofe, 2003.
* Atlas (Afif TurK 1991) de la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza, en colaboración con la Institución Fernando el Católico.
* "La formación territorial del Reino de Aragón" de Antonio Ubieto Arteta, ediciones Anubar, 1981.
* "Curso de Historia de las Instituciones Españolas" de Luís García de Valdeavellano, Biblioteca de la Revista de Occidente, 1973.
* "Introducción a la Historia de España" de Ubieto, Regla, Jover y Seco, Editorial Teide, 1967.

Caboblanco dijo...

Hola Turulato..

He estado dando una vuelta al asunto y he encontrado un apunte que indica que su muerte un poco más tarde en la batalla de Saríñena... y que sitió Fraga con tan solo 500 caballeros, de los que algunos pertenecían a los órdenes militares. Tambien he encontrado que algunos no querían participar en el sitio, porque había cristianos dentro de Fraga...

Cuanto más leo, más dudo

Turulato dijo...

¡Exacto, exacto don Luís!. Con independencia de que la última frase de tu comentario podría ser con toda propiedad el lema que impera en mi mente, en este asunto "fuí" a propósito a un relato "novelado", pues -por ejemplo- parece que el rey hubiese tenido el don de la ubicuidad en el momento de fallecer.
¡Qué cantidad de lugares se disputan el óbito!. ¡Ní que fuese el premio mayor de una rifa!.
En cuanto al número de hombres.. ¡Hasta 12.000 luchaban con "El Batallador"!. ¡Santo cielo, una división completa!; sólo de pensar en como alimentarlos me entra calentura!.
En estos temas pienso como el profesional que fuí y deduzco por mi experiencia, antes que admitir lo que dice el historiador, por muy eminente que sea.
A esto me refería en el correo que os envié a Leo y a tí. Mis "historietas" no son otra cosa que "películas" que proyecto en mi mente según leo; voy imaginando lo ocurrido.. Intento aproximarme a lo que padecieron y vivieron aquellas personas. Y asumo todos los errores y contradicciones del relato, como asumo que los revólveres de las películas del oeste nunca necesitan ser recargados. En este nivel importa más la "pasión por" que la "exactitud de", ya que busca "hacer afición", en la linea de lo que le explicaba a "Nina".
Para acercarme más necesitaría investigar. ¿Recuerdas un artículo en que hablaba sobre el doctorado?. Muchas personas tienen afición hacia "lo que sea"; leen libros, ven documentales, viajan, etc. para disfrutar "alimentándose" de aquello que les gusta. Utilizan "materiales" conocidos y sus "comidas" consisten en visitar el sitio donde.., leer sobre.., documentarse con... Pero, fijémonos, siempre les alimenta otra mente, otro pensamiento.
Pero investigar es otra cosa. Desde una profunda formación previa, es elegir "algo" -unos archivos, lugares, materiales, documentos, teorías,..- y trillarlo con la finalidad de descubrir algo nuevo, original..
Quien investiga dispone de, y utiliza inténsamente, una mente CREATIVA. Quien no ame el riesgo, quien no sea capaz de crear algo que no existe -si bien partiendo de elementos creados- no debe dedicarse ní a la investigación ní al doctorado, pues será un mero recopilador. ¡Lamentáblemente hay tantos!.
Por eso decía que yo soy un mero lector de Historia Medieval. No puedo responder dudas y traslado errores. Fíjaba mis límites y admitía mis carencias.
Pero en tí, amigo mío, deposito mis esperanzas. Creo que eres capaz de arriesgarte; creo que sufres cuando no puedes descubrir lo que desconoces; te siento idealista... Tú mismo.
Y para terminar, me desconcertó que no criticases mi "película"; y creo que también a los lectores. Con ese fin fué escrita..

Caboblanco dijo...

Difícil criticarla... es cuanto al estilo, es el tuyo y eso la hace especial e insustituible. En cuanto al fonfo, de pocos episodios de la historia medieval hay historiografía más encontrada y poco clara. Además, te dije que leí la historia como una "carta", ya que me enorgulleció que recogieras mi desafio tan rápidamente. Por eso más que criticar, disfruté...

Un abrazo (sigo con el tema, no creas)

Dianora dijo...

Menuda "pachanga" de titanes, que no duelo, más que nada por el ambiente generado... "Chapeau " para ambos (Luis y Turulato)... a los que nos encontramos detrás sólo nos faltan "las palomitas". :-)

Moitas gracias,

Turulato dijo...

Dianora.., que nos ponemos "coloraos".

nina dijo...

Solo unas palabras,levo dando vueltas sl rededor de Salomón (uno de ellos) y por fin he cosguido contactar con otro Salomón, ya son dos los titanes literaríos que conozco y que los admiro, pero sin sentirme mal ante tanto cono cimiento,al contrario me estimulaais a recordar que es bonito saber y tener maestros que si no parapatéticos, si cibernéticos, con una "silla" por escudo. Que facilidad de palabra, amena lectura y "chismorreo"histórico. Un saludo y espero que cuentes muuuuuuuuuuuchas cosas bonitas. Yo hare lo que pueda, escribir o solo leer y saludar Nina

juan p dijo...

Un relato magistral.
Espero que se repita ( o se continúe,....)
saludos

Turulato dijo...

Gracias Juan, pero como has leido he pasado la "patata caliente" a "Caboblanco"