Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

lunes, 10 de octubre de 2005

El apagón y la gripe

He leido dos artículos escritos por mujeres en sus "blogs". Ambas son distintas.., creo. Sí llegan a leer estas líneas sabrán que estoy escribiendo pensando en ellas. Están vivas, llenas de vida, y eso me llena de alegría.
Una escribió sobre el ambiente que crea un apagón fortuito en un hogar; otra sobre los sentimientos de una griposa. Expresaron ideas esenciales utilizando argumentos sencillos.. Como dije unos artículos atrás, ¡me encandilan!. (¡Y las tengo una envidia..!).
Las dos escribían sobre unos momentos importantísimos; aquellos en que conseguimos ralentizar el paso del tiempo y somos capaces de intimar, con nosotros mismos o con quien nos acompaña.
Nuestra vida discurre rápida.. ¿O quizás frenética?. Vivimos acontecimientos, personas y lugares casi sin darnos cuenta de que ocupan un lugar y un tiempo en nuestra existencia. Es muy triste. ¡Qué poco jugo sacamos de lo vivido!; damos un sorbito y corriendo a lo siguiente...
Y quienes tienen sensibilidad para apreciar la vida, como estas mujeres, creo que comprenden con claridad el sinsentido de muchos de nuestros comportamientos y sienten que podrían vivir algo que se les escapa.
Pues me váis a permitir, y ellas a tolerar, que junte en uno sus relatos y que os lo cuente a mi manera...

¿Te molesta la luz, verdad?; claro, con esa gripe.. Pero ya la tienes casí pasada; no hay fiebre y ya no te duele la cabeza...
¿Puedo acompañarte un rato?; tranquila, hablaré bajito, con suavidad, despacio...
Cuando era niño y estaba acostado, antes de dormirme o al caer la tarde -sí me encontraba enfermo-, venía mi padre a mi habitación y se sentaba en un diván pequeño, en una esquina.. No era ya de día y él no encendía la luz para no molestarme. Entonces yo era feliz..
Estábamos los dos solos, como tú y yo ahora....
Al principio me contaba cuentos.. ¿Cuales?; no me acuerdo. Los de siempre, me imagino.. Lo que recuerdo es su voz.. Y la maravillosa sensación que produce la compañía...
Me relajaba y, poquito a poquito, me iba adormeciendo.... ¡Qué descanso!.
Más tarde, empezó a hablarme de él, de cuando era niño, de lo que sentía.... Y así empecé a conocer a mi padre. Así fuí prestándole atención; él iluminaba su intimidad, me la regalaba, me acompañaba y me enseñaba a comprenderle. Fuí entendiendo sus problemas y disculpando sus ausencias...
Gracias a esas atardecidas entiendo su dolor... Su soledad.
Pasó el tiempo... Pero aquellos diálogos, entre uno que utilizaba la palabra y otro el silencio, quedaron prendidos en mi alma. Y les bauticé; copié el nombre. Desde entonces denomino a esos ratos "Cuando el alma se serena".

Así que aquí me tienes, niña, serenando el alma....
Hablándote bajito....
Intentando que notes mi cariño...
Rozándote apenas con la yema de los dedos...
Mirando contigo las estrellas...
Susurrándote un bolero...
Sin luz, para que no veas mis lágrimas...
Convirtiendo tu nombre en brisa...
Secando tu frente....
Recibiendo tus tristezas..
Ahuyentando tu soledad....
Pasándote mi vida...
Porque tú eres...
En mis despertares
aire de mi pensamiento
y en todas mis noches
esposa de mis sueños

16 comentarios:

Una maruja en internet dijo...

¡Menudo placer es leerte!
Y además con un bolero, por dios Turulato que no soy de piedra :))).
Un achuchón te envío

Turulato dijo...

Gracias "Maru". Pero no canto como "Los Panchos"; más bien recito y susurro..

Leodegundia dijo...

Bonito relato con un no menos bonito final, lleno de poesía y sentimiento, seguro que esas dos mujeres se sentirán muy orgullosas de haber sido las inspiradoras de algo tan poético como esto:Porque tú eres...
En mis despertares
aire de mi pensamiento
y en todas mis noches
esposa de mis sueños.
No le sabía yo tan romántico.
Un saludo

Turulato dijo...

Leo.. ¿romántico yo?. Soy como Balú, una especie de oso grande y candoroso.., a ratos.

Caboblanco dijo...

Turulato.. cada vez tengo más claro que eres una especie de trovador del siglo XXI.

Lunarroja dijo...

... Y con moraleja: ¡qué poco jugo sacamos de lo vivido!
Tienes mucha razón, Turulato. Pero me temo que aún diciéndonoslo muchas veces no aprendemos la lección. Confío en que llegará ese día en que lo aprndamos!!!

Turulato dijo...

Luís, yo no sé lo que soy. Nunca lo he sabido. Esa es la clave de todo.

Turulato dijo...

Luna, decir no sirve de nada, absolútamente de nada. Sólo entendemos aquello que sufrimos y eso cuando antes no salimos huyendo.

Grial dijo...

Todo un descubrimiento..con inesperado y bello final.
Ha sido un placer leerte.
Un beso :)

Turulato dijo...

El descubrimiento ha sido mútuo "Grial" (Curioso seudónimo).

Caboblanco dijo...

Turulato.. si tu naturaleza es la que te habilita para escribir de esta manera...espero que nunca te encuentres, porque los demás ya lo hemos hecho.

un abrazo.

Turulato dijo...

Para mí, Luís, la expresión nace del dolor de mis carencias.
Gracías por tu afecto

Julia dijo...

Tal como ls cuentas, a mí también me dan envidia tus gripes.

:-)

Turulato dijo...

Gracias por "tus" gripes Julia

Trini dijo...

Llevo cuatro días con gripe y además, por un problema electrico, sufriendo apagones cuando menos lo espero. Al leer en los previos Post lo de "Gripes y apagones" he sentido curiosodad por leerlo.
Y me he alegrado de hacerlo ya que me ha parecido un hermoso texto escrito con ternura.

Saludos

Turulato dijo...

Gracias Trini; espero que mis palabras te hayan hecho un poquito más llevadera la gripe