Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

sábado, 6 de noviembre de 2010

Coherencia

Este año han concedido el Premio Nacional de Artes Plásticas a Santiago Sierra. Ha rechazado el premio, exponiendo sus razones en su blog "Contraindicaciones". La carta no tiene desperdicio, aunque me permito destacar algún (con acento) concepto..

No renunciar a la libertad
El sentido común obliga
El Estado instrumentaliza a los Ciudadanos
Los actuales sistemas políticos han perdido legitimación
Los Estados donan el dinero según sus intereses
y
Preséntate como una minoría y ordeñarás la burra pública

7 comentarios:

Kalia dijo...

Coherencia.

Turulato dijo...

No había puesto título al artículo. Y cuando me he dado cuenta Kalia ya lo había comentado. Me ha parecido tan exacto lo que dice que me apropio de su palabra y con ella lo titulo. Espero que me disculpes, amiga.

Blas de Lezo dijo...

Es un buen título y un mágnifico brindis a la calma interna de uno. Es valentía y libertad propia.

Cada dia que mas mayor me hago reconozco que solo queda lo que a uno le queda en su interior, los sueños que nos devuelven la realidad propia ya sea escribiendo, pintando, hablando, amando y que si tuviera unos cuantos euros me compraba una de las islas esas de Dubai y me la empaquetaba a los mares del sur.

Un abrazo, Blas

Silvia dijo...

Había leído la noticia en un enlace del Caralibro y lancé un "olé" mental a ese hombre.
Si hubiera más como él y menos como los de la ceja...

marian dijo...

Hay una expresión que me es familiar y que resume mi escepticismo … y dice así: “ni tanto ni, tan calvo”. ¿La coherencia es un arte, o es una virtud?...Han pasado algunos días desde que leí la noticia y solo he sacado en claro que no siempre la provocación es inteligente, la mayor parte de las veces es una respuesta mediocre. ¿a quién se pretende provocar? No conozco la obra del Sr. Serra pero me parece un recurso poco original, facilón y demagógico considerar que la libertad de un artista dependa de que venda su alma a un diablo u otro. ¿De verdad, Goya- por poner un ejemplo- fue un llorón busca subvenciones públicas o privadas? ¿nada más?. Tiempo al tiempo.

Anónimo dijo...

Yo lo leí en el Mundo y la verdad no creo que sea tan fácil renunciar a los 30.000 euros (hablo de memoria ,no estoy segura de la cifra ,pero sé que me pareció considerable )con esa facilidad,aunque se despachó a gusto en el artículo diciendo claramente lo que pensaba de los "lamehuevos"(sic)que los aceptan.MER.

Liou dijo...

Interesante...