Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

martes, 30 de agosto de 2005

"Marujas"...

Cuando escribí el artículo sobre las obras de Duane Hanson quise provocar a quienes lo leyesen; tanto a las mujeres como a los hombres... Guste o no, la mujer y el hombre aportan matices, pero la vida humana la escriben únicamente las personas. La mujer y el hombre tienen cada uno sus particularidades, sus espacios y sus momentos, pero sólo es posible entender la existencia sí la contemplamos como algo único, como un conjunto, en toda su riqueza y diversidad.
¿Y qué quería provocar?. Poco, muy poco, que este "blog" es muy humilde y su autor no se engaña.
Las mujeres de Hanson existen; como a otras muchas personas, les ha vencido la vida.. Disponen de muchas más cosas que las que tienen quienes viven en paises más pobres (aunque pocas pobrezas hay tan clamorosas como las que pueden verse en los Estados Unidos), pero su ánimo está abotargado, henchido de materialidad, y abúlico, tan carente de expectativas que se ha emborrachado de tristeza.
Creo que esa situación no se supera con bonitas palabras o sesudos razonamientos. Las personas somos muy miedosas; nos asustan los cambios; no dejamos de ser animales en busca de un cubil seguro.. Y queremos conservar de tal modo lo que conocemos, nuestro pequeñísimo mundo, que nos olvidamos de catar las maravillas de la vida...
Creí que debía provocar.. Dejar de ser amable, agredir con la imagen y la palabra... Quizás, así, algún lector, al revolverse contra mis comentarios, resquebrajaría la cáscara de convencionalismos que protege su mente....
Además, eso es precísamente lo que hace el Arte... Provocar... Por eso quienes se sienten incómodos ante lo distinto no lo disfrutan.
Al grano.. Permitidme que escriba sobre ellas, pues al hacerlo lo hago también sobre ellos.... Quizás caricaturice algo...., o puede que me quede corto.. Es sólo un boceto. ¡Quién sabe!.
Cuando era niño, recuerdo a las marujas (pues así se conoce en España a las amas de casa) hablando entre ellas asomadas a las ventanas del patio de la casa; trataban de sus cosas, de los precios del mercado, de lo difícil que es llegar a fin de mes, de algún pequeño escándalo, de la vida de alguna princesa de revista..
Pocas, muy pocas, trabajaban fuera de su casa y las que lo hacían solían tener trabajos modestos. No habían estudiado mucho y carecían de cualquier preparación laboral ajena a la del hogar.
Las habían orientado a que el matrimonio era su meta vital. Vivían más de ilusión que de amor. Su desconocimiento sexual era aterrador; en la mayoría de los casos, el sexo se reducía a la obsesión de llegar vírgenes al matrimonio y, una vez casadas, a soportar la premura y la ignorancia de su marido.
Trabajaban a destajo en provecho de su familia. Eran las últimas en derechos y las primeras en obligaciones. Cada día repetían las mismas tareas, casi sin variación alguna, año tras año. La palabra vacaciones les era desconocida, pues siempre hay que cocinar, lavar, limpiar... Quizás por eso sabían disfrutar tan bien de cualquier pequeño descanso, del simple momento en el que no había nada que hacer...
Eran la parte más débil de la familia. Su marido ganaba dinero y conocía el mundo; sus hijos eran el futuro; ellas..., las culpables de los fracasos, el capacico de las hostias... Pocas, muy pocas sonrisas, gracias y te quieros han recibido...
Y, un día, sus hijos, ya mayores, se iban de casa; con su marido había hablado todo lo que tenía que hablar..; y las tareas domésticas, pura monotonía, decrecían..
Un día tuvo que contestar una encuesta.. Buscó donde marcar en el apartado "actividad".. Se encontró...: "Sin ocupación conocida, enfermos, oligofrénicos, amas de casa y similares".
............................................
¿Quién se atreve a despreciar a "Supermarket Lady" o a mi "Mujer Realizada descansando"?. Ahora, además, ellas trabajan fuera del hogar; la mayoría, en labores repetitivas, alienantes... Han realizado un sueño: Ya son masa laboral, pura y dura; burros de carga, como sus hombres..

6 comentarios:

Gi dijo...

Yo sería infeliz como una "mujer de antes", pero bueno...creo que a veces si uno no sabe lo que no tiene, no se da cuenta de que no es feliz. Bah, también creo que hay mujeres que pueden ser felices siendo amas de casas y dedicándose exclusivamente a su familia.
Me gusta estar en esta época, donde la mujer tiene sus derechos y sus igualdades con los hombres...aunque en algunas cosas nos "discriminan" :S
Besos.

Gi dijo...

Agrego: Mi mamá siempre trabajó y fue madre, esposa y todo. Siempre me incentivó para que yo tuviera una profesión y fuese independiente económicamente y en mi vida.
Mi suegra es todo lo contrario. Y a veces parece que me tratara como "una futura mala madre" por no tener planeado quedarme toda la vida en casa esperando a mi marido e hijos. Por tener algo que también me gusta que es mi carrera. Por preferir trabajar, aunque no lo necesite para comer. En fin...creo que hay que buscar un equilibrio...que es lo que me enseñó mi mamá...:) Y siempre se lo voy a agradecer...No tengas en cuenta el título de mi blog! Jaja!

Una maruja en internet dijo...

Buenas noches Sr.Turulato. Estoy encantadísima con volver a leerlo. Es la tercera o la cuarta vez que entro hoy en su página, que empiezo, borro y abandono sus comentarios. Son tantas cosas las que me gustaría decirle que hacer un resumen me resulta muy dificil.

Ya sé que no está pero quiero decirselo, ni viejo ni chocho, ¡faltaría más!

Maruja es una palabra preciosa y espero demostrar algún día que la Real Academía se equivoca.
Dice que maruja es ama de casa con escaso nivel cultural.
No es verdad:
Podrá ser ama de media casa, en Andalucía tenemos bienes gananciales, de la otra mitad el amo es el marido.
Y no trabajar fuera de la casa no tiene asociado escaso nivel cultural .
Espero que algún día Maruja sea sólo diminutivo de María.

Turulato dijo...

¡Qué alegría volver a vuestro lado!. Una amiga me confiaba, después de recibir un ramo de flores de su novio, que si, que le gustaba, pero que él no terminaba de entender que lo que a ella le agradaba más era que le dedicase un rato, pasear con él, contarse "las cosas" del día, estar juntos..
Pues eso.. Con vosotras. Charlando; discrepando, que es sanísimo.

Gisel, creo -y siento- que sólo hay una manera de vivir: Con independencia. Sólo una persona independiente puede decidir líbremente. Y sólo hay una manera de ser independiente: Serlo económicamente. Cualquier otra conduce, más tarde o temprano, a claudicar.
En cuanto al trabajo del ama de casa -ESENCIAL HUMANA Y SOCIÁLMENTE- no tiene el reconocimiento social que merece. Y las personas necesitamos sentirnos reconocidas por nuestro entorno; somos sociales y estamos creadas para compartir sensaciones entre los miembros del grupo.
Creo que lo anterior recomienda que todos tengamos un trabajo fuera del hogar, lo que no es óbice para que haya personas que estén a gusto sin tenerlo. ¿Un sueño?; un trabajo grato y suficiéntemente remunerado que nos permita compartir, a la mujer y al hombre, la actividad y el placer del hogar.
Dicho esto, yo -personálmente- no concibo la vida sin mi hogar. Y un hogar no es un hotel, donde unos empleados trabajan para mí; mi hogar está repleto de mis "rastros", de vida, de dedicación, de mi familia, de entrega... ¡Qué voy a explicar que no sepáis!.

Maruja.., es el término familiar de Inmaculada. ¿Cabe más?. "Inmaculada en Internet"...; si.., por eso te leo; por que tus palabras son límpias y claras. Gracias.
Soy "peleón" amiga mía.. No digo que una "Maruja" tenga un escaso nivel cultural, sino que -en general- las del final de la década de los años 50 del siglo pasado "No habían estudiado mucho y carecían de cualquier preparación laboral ajena a la del hogar". ¿Ha variado la situación?; depende del parámetro que utilicemos como base de medida.. Recuerdo que una amiga que tiene la mirada "arroalá" comentaba, hablando de una reunión con sus amigas, que intentaba explicarles esto de "Internet" y que se daba cuenta de lo poco que penetraba la "modernidad" en ellas...
Por cierto. Eso de amo.. Y hablando de gananciales.. ¿Por qué será que en ciertas regiones el régimen matrimonial, a falta de capitulaciones, es el de separación de bienes?; ¿y por qué la gente con más cultura financiera y bien asesorada recurre a este?. (Yo mantengo gananciales)

Resumiendo. Me entusiasma que la mujer que quiere compartir la vida conmigo pueda "mandarme a paseo" en cualquier momento, porque no me necesita ní para comer ní para tener casa ní para vestir ní para cosas similares.
Lo único que exijo es que me necesite para estar viva.

Un beso cariñosísimo para las dos

Una maruja en internet dijo...

Gi, quería decirte que por lo general los hijos se crían mejor con madres trabajadoras, los educan mejor. Lo importante no es la cantidad es la calidad. Seguro que serás una estupenda madre.

Y como me gusta ser un poco quisquillosa , a usted Sr. Turulato le pregunto ¿cuántos de sus amigos manejan internet?, ¿cuántos conocen las bitácoras?,¿cuántos saben poner un enlace? o ¿cuántos distinguen entre un navegador y un buscador?
Y me imagino que sus amigos tendrán un buen nivel cultural.

Yo me refería a que les ha llegado tarde, ese grupo eran mujeres un poco mayores y con ciertos problemas, pero se asombraría si les dijera a qué se ha dedicado cada una en su vida.

Besos dulces.

Turulato dijo...

¡Me gusta!. Álguien puede pensar que los comentarios deberían ser breves y no introducir asuntos nuevos -y quizás tenga razón-, pero considero, más bien, que este apartado es como un cuarto de estar, o una rebotica, donde poder conversar con más tranquilidad con quien ha tenido la amabilidad de leerme.
¿O sea que es quisquillosa, doña Maruja?. En mi pueblo -¡tan lejos del suyo!- las quisquillas son pequeñitas, delicadas, sabrosísimas,de una tonalidad rosa suave y llevan con ellas el aroma salado de la mar...
En cuanto al asunto ese de Internet, podemos dividir a mis amigos coetáneos en dos grupos: Los de Letras y los de Ciencias. Los primeros son incapaces hasta de escribir a máquina, pero no porque no estén informatizados o se hayan quedado "atrás" sino porque tienen quien lo hace por ellos. Los de ciencias son "cosita" aparte; los ordenadores forman parte de su estructura mental -algo así como aquel mozo biónico que protagonizaba una serie hace años- y sí les hablas de "soft" te explican el "programita" que han desarrollado para el departamento...
Pero desde que me prejubilé -con 49 años, ¡que tiene bemoles!- me dediqué a perfeccionar despacito mis placeres: El Arte, la Historia Medieval y el deporte. Y ahí he encontrado excelentes personas que son mis jóvenes amigos, pues tienen menos años. Ellas, entre los 30 y los 40 -"má" o menos-; ellos, entre los 30 y mi edad.
Estos amigos tienen un conocimiento informático muchísimo más reducido. Son meros y simples usuarios, puros y duros.
Los viejos empezamos a trabajar con ordenadores hace más de 20 años e hicimos análisis, programación, cálculo...
Mis jóvenes amigos se han subido en marcha al tren informático..
¡Quién sabe sí dentro de unos años la informática para el "público" sea similar a la de los cajeros automáticos actuales!: "Sí si, "preta" la verde; sí no, la "colorá"........
Moraleja. El conocimiento, la puesta al día, no suele tener mucho que ver con la edad sino con la preparación e instrucción educativa de cada persona. Ahora bien, dentro de un mismo grupo cultural, creo que si puede afirmarse que a mayor edad menor preparación técnica.
Y aprovechando la dulzura de sus besos, procuraré marearme con su perfume.......