Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

lunes, 7 de marzo de 2011

A la mañana

Mantiene los ojos bajos y permanece callada. De vez en cuando levanta la mirada y recorre lentamente el entorno; creo que no se da cuenta de lo que ve. Viste de negro, quizá porque así siguen siendo nuestras costumbres, quizá porque quiere, puede que porque no tiene ganas de otra cosa.

Me habla despacio, en voz baja, pero con fuerza; su voz tiembla un poquito, allá en el fondo: Nos casamos porque me quedé preñada. ¿Querernos?; no creo... Le acompañé durante años, rabiando en cierto modo, sin olvidar aquel principio. Discutimos mucho; aguantamos porque tocaba. Pero hablamos, hablamos de nosotros, aun más, cuantas veces tuvimos ocasión. Es posible que haya sido lo único que hicimos bien.

En la clínica no le dejé solo. Le costó una enormidad reconocer que se iba. Se rebeló. Pero la vida siempre vence. Y más cuando decide por sorpresa y tan rápido. Ya casi no tenía fuerzas. Algo de aliento, voluntad y poco más. Era media tarde. Estábamos solos en la habitación. Me di cuenta de que me miraba.. Se quitó el oxígeno y cuando fui a protestar hizo un gesto con la mano, como asegurando que no pasaba nada. Me acerqué hacia su cama; se levantaba despacio, agotado.. Le recogí entre mis brazos y el me abrazó. "Nos tenemos que despedir.. Han pasado rápido... Treinta años.. Como el perro y el gato.. Pero hemos hecho algo grande; hemos creado una familia... Y se que te quiero. Si, te quiero, compañera, amiga mía".

No pudo más. Se me cayó de entre los brazos, sobre la cama.
Murió a la mañana..

7 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué bello! Me gustaría saber y poder sentir algo parecido.
Y no hablo de enamoramiento sino de ese Amor que se construye granito a granito hasta darse cuenta de que lo que parecía simple arena es roca.
Afortunado quién lo logra.
Un abrazo

Anderea dijo...

"Guardado como: Sentimientos".

Parece que él la amaba.

Y parece que ella, también.

El coraje de levantarse para abrazarla, para decirle lo importante antes de morir. Como un hombre.

Ay, qué triste, "tu nombre".

Buenas noches.

Anónimo dijo...

Esas palabras que ella guarda pudieran ser el mejor regalo que le hiciere nunca. Tuvo que irse para que ella comprendiera. Así de paradójica es la vida.

(¡Qué maestría para dibujar con precisión los sentimientos!; es necesario saber sentir el sentimiento ajeno, cosa muy poco corriente, por cierto).

Gala

MalditosTacones dijo...

Eso es Amor a quemarropa.

Turu, eres grande.

Besos.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


COMPARTIENDO ILUSION


CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...




ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE CHAPLIN MONOCULO NOMBRE DE LA ROSA, ALBATROS GLADIATOR, ACEBO CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER ,CHOCOLATE Y CREPUSCULO 1 Y2.

José
Ramón...

Lavinia dijo...

¿Existe de verdad alguien seguro de amar a otra persona? Si es así, que me diga si está igual de seguro cada día de su vida.
Qué hermoso relato.

MalditosTacones dijo...

Turu... ¿Todo bien? Eso espero, en eso confío...

Besos, muchos.