Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

lunes, 8 de diciembre de 2008

Una tarde

Una tarde cualquiera, un balcón y una ventana de castaño. Alma de niño, cuerpo grande. Descorre un poco el visillo, mira la plaza. Siente lo que no sabe. Comenzó con una risa, siguió su pelo al viento. Lo bañó la música.

Mira, no ve; porque solo su corazón puede ver. Los ojos, solo sombras y colores. Pierde la mirada, atardece, tejados bajos, oro viejo, verdes prados. En la terraza, en el otro extremo de la plaza, guateque. Sueña. Su mano desciende, el visillo apaga la mirada, viejas maderas acunan la sien. Silencio.

La plaza tiene marco de plataneros y un kiosco en el centro. Juegan los niños, recuerdan los viejos. Un compañero le acompaña, una amiga la guarda. Y sin entender porque hoy y no mañana, siente por primera vez que hay aguamarina en su mirada. Él hace de poste, ella ..; él no lo sabe, que nada importa más allá de su sonrisa.

Pasaron años.. No se si corrió la vida; vivió unos pocos días, duró la mayoría. De niño, poco; de grande, el cuerpo. De aprendiz, el alma. Su mente, preguntas. Sus manos, caricias. Su boca, un te quiero.

Y aquí estoy. Jodido y viejo. Una tarde cualquiera. Saboreando desde chico colores de aguasmarinas.

9 comentarios:

Oshidori dijo...

Aguamarina, la Piedra del Marinero. El alma que pregunta a las olas y habla con las estrellas. Pero hoy llueve y las estrellas se han acostado temprano. Pero sobre nuestros ojos sentimos un manto de estrellas.

Anónimo dijo...

Cada día más díficil ,eh?

Penélope dijo...

De verdad turulato, que si sigues escribiendo cosas así me va a dar algo. Que tengo la lágrima fácil y la sensiblería a flor de piel. Y si encima oshi te responde como te responde, pues halaaaaaaa a lloraaaaaar. Ya me habeis dao el lunes.
¿Sabes qué? Que de melancolía la justa. Ahora mismo nos vamos a un tugurio canalla y al menos, si lloramos, que sea entre poemas, humo, alcohol y amigos!!

Aiñññññ....

Caboblanco dijo...

Hola Turu.

Por cambiar algo el tono... ¿Una categoría de sentimientos?... ¿Acaso no lo es todo?

Turulato dijo...

El sentimiento lo impregna todo, forma parte de él, pero no es el todo.
Como le he explicado a alguien muy cercano, estos artículos "cortantes" son el repaso de esas "cicatrices" que todos tenemos.
Y no son difíciles de escribir, sino los más fáciles. Otros se basan en el estudio, el análisis y la observación. Estos, en lo que ha vivido el corazón.
Basta dejar abierta su puerta..

Marian dijo...

Hay quien cierra los ojos para entender la verdad. Un hombre y su mirada.
Hay quien piensa que la infancia se esfumó. Quien confunde su piel con el libro encendido. Un sueño. Una rosa que nace.
Hay quien añora a su joven “salvaje”. Quien sabe que lo hermoso terminó. Discos redondos. Trajes oscuros. Quien confiesa cansado su hastío de hiel. Los círculos sin centro. Las etapas de la vida. Los cambios. Los umbrales. Las curvas mal cerradas.
Hay quien apuesta al amor desesperado. Tantos días. Tantas ganas.
…Una voz dice veo un cruce de caminos al final de la escapada…una voz dice las barreras del cuerpo las salta el caballo que galopa en el hombre.

Kalia dijo...

Algo del color de la esperanza tiene la aguamarina. Pero es una esperanza abierta, infinita, como aquel océano que rodeara una Atlántida perdida, como si su luz se enredara entre la hojarasca de aquel paisaje perdido: el sueño desvanecido por el Tiempo.

Así habló la caracola: “Solo las almas nobles podrán atreverse a vislumbrarlo, pues el mar suele engañar con sus neblinas. Y las canciones de las sirenas asustan solo a aquellos que viven poseídos por el miedo a las diosas marinas”.

Cafe au lait dijo...

Maestro, no estamos viejos. Estamos cansados que es peor.

Cafe au lait dijo...

Cierto, cierto. Viejos no; solo, que vamos sabiendo algo. Y eso, cansa.
Jodidos, solo en sentido metafórico; porque eso cansar, lo que se dice cansar, no suele.