Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

lunes, 18 de diciembre de 2006

Felicidad a fecha fija, porque toca quererse

"Das Ende des Weges"
George Grosz
1913 - Acuarela, carboncillo y lápiz - 29,1 x 22,8 cm
The Museum of Modern Art - New York - USA.

Entre 1.918 y 1.939 se desarrolla en la pintura de vanguardia una fase que se caracteriza por su ideologización, por alejarse progresivamente de la forma y por la búsqueda de la objetividad, pretendiendo alcanzar un nuevo realismo y una expresión más verídica de los temas tratados.

George Grosz nació en Berlín el 26 de julio de 1893. No sólo se dedicó a la pintura sino que fue un ilustrador excelente, que hoy adscribimos al movimiento expresionista alemán, aunque participó en el movimiento dadaista. Estudió arte en la Academia de Dresde, en la Escuela de Artes y Oficios de Berlín y en la Academia Colarossi de París. Es célebre por sus dibujos y caricaturas de enorme carga satírica.
Combatió en la Primera Guerra Mundial, prestando servicio en el ejército alemán. Su obra de aquellos años tiende a reflejar el ambiente de inseguridad producido por la guerra y la locura que se había apoderado de la sociedad europea. Las distintas series de sus dibujos relacionados con las condiciones de vida de la sociedad alemana tras la derrota del Imperio Alemán en dicha contienda aparecieron en las revistas "Ecce homo" (1923) y "Das Gesicht der herrschenden Klasse" -"El rostro de la clase gobernante"- (1921).
Opositor a ultranza del militarismo y del nacionalsocialismo, fue uno de los primeros artistas alemanes en atacar a Adolf Hitler, lo que le obligó a emigrar a Estados Unidos en 1932. Hacia 1936 comenzó a pintar al óleo y adoptó una temática menos ácida, realizando numerosos desnudos, naturalezas muertas y escenas callejeras. En 1938 obtuvo la nacionalidad estadounidense. En vísperas de la II Guerra Mundial su arte adquirió un tono desesperado.
Reconocido como uno de los dibujantes más brillantes de su epoca, destacó también como profesor. Describió sus experiencias artísticas en su autobiografía "Un pequeño si y un gran no" (1946). Nombrado miembro de la Academia de las Artes de Berlín oeste en 1958, volvió a su patria natal a comienzos del año siguiente. Murió el 6 de julio de 1959 en Berlín.

¿Y...?. Aunque alguno de mis lectores intuirá "por donde van los tiros", otros se preguntarán que tiene que ver la obra que presento con el título del artículo. ¿Estamos cerca de las Fiestas de Navidad, no?. Pues eso.
No esperen leer análisis artístico alguno de la obra. Hoy pretendo provocar, remover sentimientos, quebrar lo políticamente correcto -¡tan asqueroso y miserable, tan cobarde, siempre!-, sacudir a quien se encuentre confortablemente instalado, ... ¡Al asalto de la banalidad y superficialidad de nuestra sociedad!.
Contemplen despacio la pintura... ¿Qué, incómodos?. ¿Deseando "suprimir al mensajero", servidor de ustedes, para que no incordie?. ¿O sienten algo, por poco que sea...?.
La Navidad conmemora la mayor Esperanza del Hombre. El Nacimiento a la Vida de Jesús, para mostrarnos que nuestra esencia es el Amor, el Espíritu. Que nuestro hacer pasa por la generosidad, la entrega, darnos a nuestros semejantes, compartir lo que tengamos sin reparar en lo que nos queda, ...
"Quiero un móvil que el mío ya tiene dos meses y yo ese collar tan bonito de perlas y como no vamos a poner ternasco después de los langostinos que la cena sin champán no es cena y ya me gasté la extraordinaria en los grandes almacenes cuando iluminaron las bombillas en Noviembre y al niño hay que regalarle como hacen los vecinos por Papá Nöel, Santa Claus, San Nicolás, los Reyes Magos y tu madre es una cerda y tu hermano un hijo de la gran puta y una noche es una noche y luego les olvidamos y a la Misa del Gallo que vaya el cura, que yo sólo salgo a El Corte Inglés y se podía ir a la mierda el negro ese que no hace más que joder vendiendo relojes y ¡hala! ahora el mamón del chino con la música y sí tienen necesidades que se jodan y que se vuelven los putos negroschinosmoros a joder la marrana a sus paises y estoy harto de sudacas cagastrones y la niña sale en nochebuena a esnifar con sus colegas a un putiferio, que después el amigo la va a empalar por el culo y el niño, mientras ve porno duro en el oredenador, está tajao perdido por las tres botellas de coñac con heroína que se metió ayer y cómprale un auto bemeuwe para que chafe a los pobres desgraciaos, antes de matarse bien espachurrao el fin de semana y no seas pringao que estudiar es de subnormales, que donde se ganan dineros es traficando o sobornando políticos para hacer casas y no te muevas nunca de tu barrio ní conozcas gente nueva, que hay que ser de los nuestros, que somos diferentes, únicos desde antes de que naciese dios y aprovéchate de cualquiera que no sea de los tuyos, aunque les mates de hambre, que son basura y los de África no sufren, ....".
De verdad..., ¿tienen ovarioscojones para admitir que este tipo de Navidad y de sociedad es tolerable?. Pues disfrútenla...

12 comentarios:

el alelo dijo...

¡La leche!

Anunziata dijo...

No todo el mundo celebra la Navidad porque toca quererse ni la celebra como la "masa" que describe.
Todavía quedamos unos pocos (cada vez menos, cierto) que aún tenemos algo de espíritu navideño, que disfrutamos compartiendo risas y charlas con nuestros seres queridos, que acompañamos a nuestros mayores a la misa del Gallo o nos conmovemos con un tonto villancico.
Me gustaría hacerle un regalo, si me lo permite: un trocito de mi fe.

Dianora dijo...

Creo que yo... paso, gracias. Pero paso en espíritu, porque en realidad, me toca apechugar como una estúpida.
"Maldita lucidez"

Caboblanco dijo...

La verdad es que en este asunto mis sentimientos se encuentran aún más en contradicción de lo que es habitual. Toca quererse, es cierto, y las luces de navidad las manda poner "El Corte Inglés" es cierto, y durante estos días hay que poner buena cara hasta el cuñado... sí... pero ¿estamos para permitirnos no actuar así ni siquiera estos días? y ¿el mal uso que hacen unos o unas de una idea o una tradición hace que aquellos que la sienten como propia y la entregan un pedazo de su alma deban menoscabarla o incluso renunciar a ella? Yo creo que no.

Turu, estoy mucho más cerca de tí en este tema de lo que mi comentario deja traslucir hasta ahora pero debemos dejar una oportunidad a la esperanza aunque de momento nos impongan el día en el que tenemos que apelar a ella. Quizá así alumbre en alguno una segunda primavera aún cuando el calendario marque que no toca florecer.

Aunque sea el calendario de "El Corte Inglés".

Un abrazo.

Una maruja en internet dijo...

Hay gente que no espera a la Navidad para ser generosa, para entregar, para darse a sus semejantes, para compartir lo que tiene, pero no le hables del espíritu navideño, ni sabe, ni quiere saber lo que es y lo único que celebra son sus vacaciones, su descanso. ¿Eso no es tolerable?.

Hay gente que vive la Navidad como reuniones de familia, de amigos, comida, bebida, paseos, compras....¿Eso no es tolerable?.

Creo que ves todo lo malo que tiene una sociedad plural, pero ni mucho menos es lo más abundante;).

Yo no me conmuevo con un villancio, por lo general me meo de risa, las letras no son pa menos. ¿es intolerable?

Lo único que sí es verdad que son pocos los que van a misa del Gallo, pero ¿quién tiene la culpa de eso? ¿No será una iglesia Intolerable? Cada día más alejada de dónde debe de estar .

Feliz Navidad

Cobre dijo...

¿Navidad? vacaciones!!!, descanso. Alguna copa de más, como otras muchas veces; risas con mi familia (mi concepto de familia es limitadísimo), q como es un cuadrazo es algo habitual!; tiempo para poder quedar con los colegas sin tener q preocuparme por el madrugón; regalos, pq me encanta verles la cara de ilusión, como cualquier día del año.
¿Rezar?, no le rezo a un dios en el q no creo, y por más de lo mismo la misa del gallo...
¿Reunirme con toda la familia para desearles feliz navidad y cenar juntitos en amor y compañía? pero si a muchos no les quiero ver el resto del año para q voy a hacerlo en mis días libres!, y yo lo q deseo son felices vacaciones!, una es muy práctica, y no por eso disfruto menos de estos días. ¿Querer más y ser más buena persona?, yo cuando quiero, quiero minuto a minuto de todos mis días, y lo demuestro pq sino me daría algo!, y cuando no quiero.. no quiero!; de lo de ser mejor persona.. eso se curra día a día; ojo, no digo q lo consiga, q soy tan mediocre como el q más!.
Todos los días se roba, se mata, se viola, se mueren de hambre millones de personas; todos los días hay personas q no tienen hogar, ni comida, ni agua ni ganas de vivir; y a otros con unas ganas inmensas no les dejan. ¿Tengo q sentirlo de un modo especial por estar en navidad? yo no; seré mediocre, ya lo he dicho, pero no tanto. ¿Toda la vida luchando contra la hipocresía para ser una más? si algún día eso sucede por favor, q me cuelguen del palo más alto!
No me causa ningún dilema, y respeto a los q las vivan de otro modo, pero a mí lo q me gusta es el praliné a la naranja, levantarme a las mil y estar con las personas q quiero y con las q de verdad me apetece estar, ahora y siempre.
Ah!, y q me tocara el gordo para quitarme todas las letras del mardito coche y poder comprarme un piso!!

Besos de praliné, Tururú!

Dianora dijo...

Caboblanco... La Navidad es como la Fe de los creyentes. De hecho, está intimamente relacionada? ¿Creo en Dios? Indistintamente de cuál sea mi respuesta, no va a hacer que la gente que sí crea y esa Fe le sirva para afrontar determinadas situaciones con mayor fuerza, positivismo, ganas, etc., bienvenida sea.
Para todos aquellos a los que la Navidad le traigan tantas cosas buenas como el espiritu Navideño establece, bienvenido sea. El resto no somos nadie para echarlo por tierra.
Eso sí; disfrutar de las cosas no es algo a lo que se pueda obliagar. O se siente o no se siente.
A mi me gustaría que ese espíritu no tuviera fecha de caducidad, es decir, que el 6 de enero finalizara.
Qué se le va a hacer. Nada es perfecto.
Besos

El calamar bravo (pero menos) dijo...

Hay mucho (pero mucho) que leer en esta su morada, vuecelencia. Suscribo buena parte de lo que voacé manifiesta en su artículo, aunque reconozco mi egoísmo pues, en este momento en que culo y témporas gustan de andar unidos, hice pacto de no agresión con la Navidad y ambos llevamos caminos divergentes, sólo porque disfruto y padezco una independencia que muchos no se pueden permitir. Mas he de confesarle que si Papá Nöel trae calamares cuando baje por la chimenea le invito a un orujo (a usted, por supuesto).
Magnífica la obra de Gosz y magnífico el blog.

thalatta dijo...

¡Gracias, queridos padres, por haberme educado como soy!. No, Turu, tengo la suerte de no vivir así ni las navidades ni el resto del año. Me han enseñado a ser de una determinada manera todo el año, y en navidades solo cambia que tengo vacaciones, así que descanso, leo más, me sigo riendo mucho y ponemos un árbol y un belén porque nos lo pasamos estupendamente haciéndolo.
Me llevo de maravilla con toda mi familia y celebramos en ese sentido, la Navidad todo el año.
Felices Fiestas, grandísimo ser.

maria josé dijo...

Turulato turulato. Así está el mundo, como dices. Pero mira lo que te han dicho un poco más arriba. Yo por mi parte disfruto de estas fiestas por lo que tienen de reencuentro con las personas que quiero y querré siempre, mis hijos vuelven, mi casa se llena otra vez por unos días con las risas de todos, con alguna excepción triste de una persona muy querida que ya no está, irreemplazable. No hago caso de las luces del corte inglés ni de los anuncios de la tele, me gusta cocinar para mi familia en mi casa grandota del pueblo y me gustan las vacaciones aunque sean cortas, como más arriba dice Cobre.
El turrón de chocolate. Los maitines y los villancicos con sus letras imposibles y el recuerdo de todos los belenes que hemos puesto en la galeria a lo largo de todos los años pasados... Atragantarme con las uvas entre risas viendo como llega otro año más, y aquí seguimos. Y que sigamos muchos años más, que mientras estemos sepamos disfrutarlo.
Aunque siga habiendo cosas intolerables.
Un beso y Feliz Navidad, caballero.

kosmos dijo...

Navidad, solsticio de invierno, el nacimiento del Año, del Sol, de ese dios varón, primero pagano, luego cristianizado. Época de regeneración. La Madre alumbra un ser divino. La Sagrada Familia se representa por doquier (o así solía). Ciertamente es una familia santa pero apócrifa. Paradoja fundamental: la Familia, tan patriarcal, está formada por un padre que no es tal padre. La Madre se las ha arreglado para convencernos de que nada tuvo que ver con la carnalidad. Pero el modelo ideal nos sirve. O mejor, nos ha servido, para educar a las generaciones. Ahora esa familia no puede ser ya un referente. Bien, es verdad, estamos en crisis,muchos de los valores en los que fuimos educados están en decadencia. Pero, bueno, ese cuadro que has elegido para “felicitarnos” la navidad me ha dejado lívida. Es la anti Sagrada Familia. Es la imagen más desgarradora de la muerte: padre sin rostro, niño como un muñeco inerte, y una madre.....Todo en la cotidianidad de un hogar pequeñoburgués de principios del pasado siglo ¡Tremendo!

Desde aquí quiero mandarte un soplo de aire fresco. Somos mejores personas si no vemos sólo el lado oscuro. Te deseo de todo corazón feliz navidad

Manolo dijo...

El Orfeo de Monteverdi es una de mis obras musicales favoritas. El autor la escribió después de que muriese su esposa y creo que el resultado lo demuestra.

En cierto sentido es un tema similar al de la Navidad, pero Orfeo, a pesar del esfuerzo, pierde a Eurídice. Creo que el nacimiento de Jesús es algo similar, pero donde Orfeo pierde, Jesús no.

Desde ese punto de vista, la celebración de su nacimiento es una celebración de esperanza de redención.

Las cosas son como son, pero no tienen porque ser así y para esto está este día, para recordárnoslo.

Feliz Navidad