Palabras, palabras, que cual trenes me llevan a conocer nuevos paisajes

domingo, 4 de diciembre de 2005

Color y luz

¿Os habéis mirado al espejo?. ¿Qué es lo que véis?. ¿Vuestra imagen es siempre la misma?. No lo creo.. Casí todas mis amigas dicen que los espejos de los probadores de ciertos grandes almacenes no reflejan con exactitud sus esbeltas figuras..
Procuro consolarlas; les recuerdo aquellos espejos de fería que deformaban las imágenes y les hablo de la luz, de todos sus efectos... Mi poder de convicción es escaso pues mis palabras no consiguen aquietarlas, por lo que recurro a tiernos abrazos y caricias... (queda bonito ¿verdad?; aunque algo "fantasmal"..).
Lo que os quiero plantear es que llamamos realidad a lo que percibimos como tal mediante nuestros sentidos y no a la realidad misma. Sí los perros hablasen nos dirían que el mundo no es tan colorista como creemos, pues su gama cromática combina con fruicción blancos, negros y grises. Y sí hubiéseis cazado de noche con un dispositivo de visión IR , sabríais que el cuerpo de un hombre es algo así como una agrupación de móviles amebas rojas, azules, amarillentas,..
En resumen. Podemos representar las cosas como sabemos que son -a tenor del conocimiento intelectual que hemos adquirido- o según como las percibimos a través de nuestros sentidos, sometidos a todas las influencias del medio ambiente -por conocimiento experimental, empírico-.

Veamos un ejemplo; podéis ver ampliada parte de la cara de una muchacha -y unos muñequitos que os dicen quién la pintó-. El color del pelo se ha resuelto con un color plano -una sola tonalidad cromática, sin claroscuros, ní sombras, ..- y la cara se logra con unos pocos trazos negros, que definen bien todos los contornos (Fijaros en como refleja la nariz y la cuenca ocular).
¿Y la piel?. Podía haber mezclado una gama de colores hasta obtener el tono adecuado, pero no.
Este artista del Pop Art recurre a una particularidad de la visión humana; nuestro cerebro fusiona de manera natural los colores aledaños, de forma que no distinguimos unos de otros sino que vemos el tono resultante de su combinación.
Ha dispuesto multitud de puntitos carmesí sobre una superficie blanca. Sí la imagen no estuviese ampliada no los distinguiríais y veríais sólo el resultado: Un cutis terso y deliciosamente anglosajón.
Pues bien, una vez que tenemos claro este aspecto, pasemos al Impresionismo. Y comencemos hablando de la luz..
La luz es el vehículo necesario para toda impresión visual, por lo que es lógico que constituya la primera y principal preocupación del pintor. La luz solar es la que, cayendo sobre las cosas con mayor o menor inclinación, con intensidad distinta, directa o reflejada, engendra la ilusión del color y de la línea, que es inherente al fenómeno de diferenciación de los colores.
De manera que lo que nosotros vemos, en rigor, no son los objetos sino las manchas coloreadas que los envuelven. Pero son estas las que deben pintarse, pues, a pesar de la falta de realidad de la impresión que recibimos, tienen para el pintor el mismo valor que la realidad objetiva.
Como resultado de esta teoría, la técnica pictórica sufrió una profunda transformación. Puesto que la retina viene a ser el laboratorio donde los colores, que llegan separados, se unen y combinan para que los percibamos tal cual los vemos, era innecesario mezclarlos en la paleta y bastaba su yuxtaposición, siguiendo las leyes de complementariedad y contraste.
En consecuencia, los impresionistas compusieron una paleta de colores puros, desterrando los tonos oscuros, neutros y grises que no aparecen en el espectro solar, con lo que el resultado es una pintura luminosa, de tonalidades vivas y claras.
El procedimiento tiene, además, una indudable ventaja: Al realizar la mezcla partiendo del colorido del Arco Iris, el tono resultante es de una limpieza que jamás puede lograrse mezclando físicamente los pigmentos. Y como todo este maravilloso mundo coloreado requería para hacerse visible la colaboración de la luz natural, los impresionistas se dedicaron, sobre todo, al paisaje.
Aunque hay antecedentes en distintas épocas y países, la Escuela Impresionista puede decirse que nació en Francia, cuando un grupo de pintores empezó a interesarse en los problemas de la luz y quiso aplicarlos a sus pinturas, formulando unas reglas que pueden definirse así:
  • El pintor debe pintar lo que ve, la sensación que reciben sus ojos, aunque sepa que las cosas son de otra manera a como las percibe. Transmite su impresión visual.
  • Las cosas no tienen color propio, sino que es la luz la que lo engendra y le confiere su apariencia.
  • En consecuencia, las condiciones lumínicas influirán decisivamente en el aspecto de las cosas. La atmósfera, el día, la estación, etc.. cambian los colores, de tal modo que las cosas no son iguales a sí mismas en ningún momento.
  • Los colores, modulados y desdoblados en matices y tonos más claros o más oscuros, sirven para sugerir la forma y la distancia. La línea, el contorno cerrado y bien perfilado, no tienen sentido para los impresionistas.
  • En la naturaleza no existe el negro, por lo que las sombras más oscuras tendrán cierto grado de claridad, proveniente de los reflejos de las cosas circundantes y de la atmósféra que las envuelve. El efecto general será, pues, muy luminoso.
  • Según las leyes de complementariedad de los colores, las partes no iluminadas directamente tendrán tonalidades violetas. Los efectos luminosos, por lo tanto, se basarán en el contraste amarillo-morado.
  • Para lograr la nitidez e intensidad de la luz real, los colores no se mezclan en la paleta sino que se aplican separadamente buscando el tono adecuado por medio de la combinación óptica. De aquí que los impresionistas limitaban el empleo de los colores a los del espectro solar, o sea, rojos, amarillos, violetas, azules y, en menos proporción, el blanco.
Relajaros. Tomemos un descanso.. Creo que con esta pequeña introducción podremos pasar a ver alguna obra impresionista. Pero será en el próximo artículo

22 comentarios:

Caboblanco dijo...

Como bien sabes Turulato, soy un auténtico analfabeto artístico, sobre todo en cuestiones pictóricas. Lo poquito que sé de pintura, lo he aprendido en este blog, así que no puedo por menos que agradecer la delicadeza de ilustrarnos y suplicar clemencia por no ser capaz de aportar absolutamente nada interesante.

Pero no desespero...

leodegundia dijo...

En relación con las condiciones lumínicas que influyen en el aspecto de las cosas, un claro ejemplo son las series de cuadros que con el mismo tema se pintan a distintas horas del día como los hechos por Monet a la Catedral de Rouen, o los paisajes pintados en distintas estaciones, algo muy habitual entre los pintores impresionistas.
Ya tengo ganas de conocer las obras elegidas para el próximo atículo, me gustan mucho los impresionistas.

Anónimo dijo...

Interesante. Es cierto que cada uno percibe la realidad de una manera particular y no siempre nuestra realidad es "la realidad".
No puedo opinar sobre las obras de arte, porque no entiendo nada!
Besos!

Anónimo dijo...

Me olvido siempre de firmar. Gi

Saf dijo...

Oléeeee.... ya vas llegando al arte que me gusta: el impresionismo.
Voy a ir buscando un butacón cómodo.
Hale, venga, empieza ya.
vamos, vamosssssssssss.
Jopo, jopo.

Saf ;-))

Turulato dijo...

Luís tranquilo, que lo importante es tu presencia. Y con tu pasión por el saber y por la historia vas servido..
Leo..¿acertaré?.
Gisel si entiendes. El Arte no es una ciencia. Mira y piensa "me gusta", "no me gusta", "se lo regalaría a C.",.. Es suficiente. Hay quien comienza coleccionando cromos del Rosario Central.
Saf ¡qué energía!. Me hipnotizas.

Marian dijo...

Esa combinación óptica hace más participativa la forma de mirar un cuadro.Los elementos ya los has descrito estupendamente.Pondré algo de Debussy mientras contemplo los cuadros que nos presentes en el próximo artículo.
Un abrazo

Hannah dijo...

Cierto, la realidad dista mucho de ser lo que cada uno vemos.
Me apasionan los impresionistas, así que aguardo impaciente el próximo artículo.

Gracias por el poema dejado en mi Blog, Turulato.

Un saludo muy cordial.

Hannah

incondicional dijo...

Frida te trajo a mi blog y yo me alegro, pensaba que no estaba a tu altura; te leo y no me atrevo a comentar nada, pareces entender de todo y yo no sé de casi nada, algo de música, algo de poesía y algo de la vida...
Mi espejo debe mentirme y yo se lo agradezco, siento que la vida pasa cada vez a mayor velocidad pero aún conservo la niña que llevo dentro.
Beso de encuentro.

Turulato dijo...

Marian tu idea es perfecta. Una de las situaciones más agradables que puedo imaginar consiste en mirar un cuadro, mientras oigo música y estoy solo. La música hace que mi mente se pierda y penetre en un cuento cuyo espacio es el cuadro; lo de estar solo, "in mente", no requiere mayor esfuerzo.
Hannah gracias por visitarme. Estás en tu casa.
Incondicional quien no sabe mucho soy yo, que tengo que recurrir a leer para decir algo. Además, eres una "niña"; dale tiempo al tiempo... Y gracias por tan agradable encuentro.

muralla dijo...

Nunca había leído una síntesis tan clara sobre el impresionismo.
Me encantan los impresionistas y una de las mayores emociones la sentí ante un paisaje de Renoir.
Continuando con Monet, además de la serie dedicada a la catedral de Rouen, de la que habla Leo, también realizó otra dedicada a los almiares, a distintas horas del día y en diferentes estaciones.
Llegó, en una ocasión a pagar para que no cortaran los álamos que pintaba desde un bote hasta que hubiese acabado sus cuadros.
También yo espero intrigada a saber cuales serán las obras elegidas.
Bicos. Carmiña.

Dianora dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
nina dijo...

Amigo TurulatoHas hecho un gran resumen del impresionismo y digo gra porque se podrian escribir hojas y hojas sobre la técnica y concepto de la forma y color, dos nociones inseparables, poniendo la luz de manifiesto las formas. Aqui lo dejo luego aplicaremos en el cuadro, de momento de incognito y espectante,las tecnicas que nos has explicado. Nina

Dianora dijo...

En la naturaleza no existe el negro , qué gran verdad :-)

Daré un repaso a mis libros de Arte, creo que me va a hacer falta para tu próximo artículo :-)

Besos

marea dijo...

Impresionismo, tal vez la más controvertida de las épocas pictoricas...
Uy el espejo... a veces amigo y otras enemigo. Tal vez vemos un estado de ánimo.

Saf dijo...

Te inquieto..... te hipnotizo... Hhhmmmmmmm..... ¡¡espero que "eso" sea bueno PORQUE SI NOOOOOOO.... ya estás llamando a tus padrinos porque te reto a duelo!!

Saf XXDDDDDD

¡Ay, Turulatito, eres un amorrrrr!

Turulato dijo...

Carmiña, Nina la respuesta está en el futuro.., siempre; aunque sea en el futuro artículo que voy a publicar.
Dianora, ¡nada de libros!. No los necesitas. Abre bien los ojos y piérdete...
Marea, bienvenida. Y siempre "vemos" según nuestro ánimo.
Saf, no tengo claro que sea bueno. Me cuesta sintonizar contigo; y a la vez me gusta cada día más como piensas. Pero estoy educado para apreciar la valía, aunque sea de mi oponente. Ahora bien, estoy seguro que, a tu lado, se vive.

nina dijo...

Estaba sin hacer nada y se me ha ocurrido meterme entus críticas de arte,he visto y leido los cuadros y comentaríos y que quieres que te diga me gustaría un mano a mano sobre un cuadro cual quiera,tenemos algunas ideas comunes pero otras son diametralmente opuestas, desde luego una crítica de un cuadro se expone a eso cada uno lo ve segun su sensibilidad, dejando escapar la imaginación , sin sujetarse a normas predeterminadas, abriendo el alma y ver la impronta de lo admirado. He visto "El beso" de Klint es la maravilla de las maravillas, su imagen corporal menos "definida" que el cuerpo de la mujer tiene tanta fuerza como delicdeza el de la mujer. es una postura que se repite constantemente en la rutinadiaria :la fuerza expresada en colores fuertes del manto del hombre que a medida que se van acercando esos cuerpos se van tomando un colorido más claro y transparente,dejando ver parte del cuerpo de ella y la expresión de amor en su rostro como dejandos llevar por el y el abrazo ferreo en apariencia comointentando fundirse en uno solo La postura el hombre bajo el manto no necesita del rostro para expresar su amor. Es mi cuarto de crítica del cuadro de Klint para mi es el espejo del amor. respeto tu opinión mejor que la mia aaaaaaaaaaapero yo lo veo aaaaaasi casi sin estudiar los colores que vendria despues. Nina

Turulato dijo...

Nina.. "..cuadro de Klint para mi es el espejo del amor..". No sabes como has acertado y coincidido con mi sentimiento. "Ella", la "mía", lo tiene a la vista y para "ella" comenté el cuadro.
Luego, lo publiqué.
En cuanto al resto, hay de todo "como en botica". El "blog" es ya demasiado extenso para leerlo completo, pero al principio decía que era, y quiere seguir siendo, una miscelánea. Los cuadros que aparecían, más que ir analizados, iban acompañados de unas palabras o de unas frases de presentación y sentimiento.
Luego he ido analizándolos algo más, pero manteniéndome siempre en el nivel del aficionado.

nina dijo...

No se comprende cuando no se quiere entender.No se porqué el amor es ciego y siempre deja su impronta, el tiempo borra pero deja recelos y desconfianza aun desspues de 28 años,pero como no se pede vivir asi ,la vida me la tomo en plan de cachondeo y digo todas las cosas que se me ocurren, piense la jgente lo que piense y creo en el amor,lejano pero tiene que existir. Un abrazo Nina. palante que no sescape lamor.

Turulato dijo...

¡Exacto Nina!. Es lo que alguna no entiende..
Que siento según lo que vivo
pero pienso según lo que creo.
Así no hay contradicción alguna...
Dolor si, pero consecuente.

nina dijo...

pues si no hay entendimiento, existe solo el amor de un ser no cerrespondido.No creo que pueda serte
de mucha utilidad, sufres y sin recompensa. Me he acordado de Dante y Beatriz inmortalizada en Vita Nuova por el amor que hacía ella sentía.No tengo que contártelo , porque lo sabes mejor que yo profesor Turulato,pero me he encontrado unas estrofas que me han gustado y te las mando:

Amor, que a nadie amado amor perdona

Por el infundió en mí placer tan fuerte´

que,como ves, ya nunca me avandona.

ME voy a comer pescado, una ensalada, cuajada y fruta, después como no hay
copa y puro un helaillo ¿te apetece?